sábado, 31 de enero de 2009

¿Cómo hacer un blog de éxito?



PRIMER CAPÍTULO


Mira a tu alrededor, ¿Crees que tengo idea de cómo hacer un blog de éxito? Posiblemente tengas razón, pero también puede ser que exista una razón para ello.


Para empezar no busquemos que se necesita para ser un blog de éxito. Empecemos por este blog y veamos que se podría hacer para convertirlo en un blog de éxito. Es decir, miremos qué le falta y qué le sobra.


Lo primero de todo es su aspecto. Cuando empezamos un blog tenemos que utilizar una plantilla. Sea cuál sea la plataforma donde montes tu blog, te van a ofrecer una serie de plantillas estándar cuya personalización es bastante limitada. Los mejores blogs pasan de esas plantillas y buscan otras diferentes o, incluso, crean sus propios modelos haciendo un hábil uso del lenguaje html. Ni todos somos genios, ni tenemos el tiempo para intentarlo, así que nos quedamos con una de esas plantillas que blogger tiene a bien permitirnos usar y la adaptamos a nuestros fines en la medida de lo posible.


Uno de los detalles que da un aspecto más personal, es la colocación de una imagen propia en la cabecera. Un dibujo que quedó guay, una foto de tú último viaje a Tombuctú… se desaconseja aquel fotograma de la peli que rodaste en secreto montándotelo con tu segunda novia y no sólo por el mal gusto, sino porque te pueden demandar. Quien dice lo del fotograma lo dice de otras cosas y, recuerda, que lo que circula por Internet no es tuyo, tiene dueño y, si vas a usarlo, es mejor contar con el permiso de su autor. Porque todos hemos visto imágenes de cabecera realmente espectaculares (quién dice en la cabecera dice en cualquier otro sitio), pero no es muy ético que sean imágenes robadas.


Sí, he utilizado el verbo robar. Cuando usas algo tomado de otra parte de la red sin decir de quien o de donde lo has tomado, cuando te atribuyes, por activa o por pasiva, el trabajo de otro, estás robando y el hecho de que no venga un policía a ponerte las esposas y te encierre en una prisión, no minimiza la amoralidad de ese acto.


Es muy complicado encontrar una imagen que encaje bien con un diseño que no es tuyo, así que, normalmente, logras un blog con un encabezamiento muy personal, pero que queda como el culo. Cuando alguien marca la dirección de tu blog, lo primero que ve es ese encabezamiento, si ya horrorizamos a nuestro visitante con ese encabezamiento, será difícil que vuelva.


Creo que ya hemos detectado algo que sobra en este blog… ¿lo veis, verdad?


Para el próximo capítulo habremos realizado algunos cambios en el blog para subsanar los defectos observados en este primer capítulo. Vamos a convertir, poco a poco, este blog olvidado en un rincón de la red, en un blog de éxito.


¡Hasta pronto!

Publicar un comentario