jueves, 15 de enero de 2009

Burla macabra al mundo en forma de bombas sobre Gaza.


La imagen está tomada de http://www.uclm.es/PROFESORADO/affernandez/WEB-ROL/0502PALESTINA.htm y expresa, numéricamente, la diáspora palestina bajo la ocupación israelí. He preferido tomar esta imagen de Internet y no las crudas fotografías que nos llegan del conflicto actual, por dos razones: la primera es no manipular emocionalmente como hacen las webs pro judías y la segunda porque no apruebo ese tipo de morbo que existe sobre el sufrimiento humano.

El estado de Israel ha iniciado una burla macabra contra todo el planeta. Es triste, pero es la auténtica realidad. Cuando el próximo día 20, George Bush abandone la Casa Blanca, se marchará con él la parte más dura del lobby judío-americano y la actual ofensiva genocida pasará a una nueva base que alternará el “stand-by” con episodios de breve violencia descomunal para tantear la energía de los tirones de orejas de la nueva ejecutiva de los EE.UU.

Pero, ¿por qué digo que es una burla macabra contra todo el planeta si los que están muriendo son palestinos?

Conéctense a las web judaicas y lo sabrán. Concretamente hay dos denominaciones (seguro que hay más) denominadas RSS (escrito con la misma fuente que usa CNN) y” jewlarious.com”, donde se burlan de todas aquellos que piden a Israel que detengan la masacre. Nuestro ministro de asuntos exteriores, el Sr. Moratinos, es una de sus víctimas propiciatorias y se ríen impunemente de su pacifismo con un chabacanismo propio de gente de baja estofa. De hecho recuerdan aquellas burlas que el nazismo alemán, en especial Goering, cuando hablaban del pueblo judío.

No todas las web’s son tan poco serias, aunque la manipulación es obvia para alguien que sea capaz de beber de todas las fuentes. Algunas poseen foros donde se piden mensajes de ánimo para los sufridos soldados israelís y para los “colonos” que padecen el infierno de los misiles de Hamas. La religión, imágenes del templo de Salomón, el muro de las lamentaciones… pero ni un solo rezo por los miles de niños palestinos que quedan despanzurrados por las calles de Gaza.

Las noticias bajo la estrella de David son muy curiosas. En portada los 22 cohetes que ha lanzado Hamas sin guía, pero que con la carga de una granada pueden alcanzar casi 40 kilómetros. No dice nada de los obuses, bombas de racimo (algunas de fabricación española) y bombas de fósforo que caen con una frecuencia de más de 10 por minuto en la Franja. Antes aún afirmaban apuntar a los puntos de donde partían los cohetes antes citados, ahora lo obvian, no pueden decir que por cada supuesto miliciano de Hamas que hieren matan a cinco niños, tres mujeres y dos hombres que nada tienen que ver. De hecho, en Gaza, Hamas siempre ha sido minoría. Sigue la portada con la foto de unos supuestos padre e hijo con ropas saudís y al pie escriben que el niño le dice al padre que hay que matar a todos los judíos porque son unos herejes y odian a Alá.

Sería estúpido negar lo absurdo de la actuación de Hamas, pero la actuación de Israel es deliberadamente desmesurada. No debe haber muchos heridos reales en el lado de Israel ya que cuentan como tales los casos de ansiedad entre la población “civil”. Pero recordemos que, además, los cohetes de Hamas están cayendo en áreas con baja densidad poblacional y que, en su mayoría, son territorios que Israel ha usurpado a Palestina sobre el papel de viejas resoluciones de Naciones Unidas. Muchos de esos colonos judíos son paramilitares que forzaron la expulsión de los verdaderos dueños de esa tierra.

¿Si Hamas tira cohetes, Israel no tiene derecho a defenderse?

Claro que sí, pero para eso existen organismos internacionales. Israel siempre ha contado con la protección de dos de los países más poderosos del mundo: EE.UU. y Gran Bretaña. Sus quejas jamás caerían en saco roto y en una situación en que ellos fueran los agredidos encontrarían una respuesta muy positiva para ellos. Pero la realidad es que en las disputas entre israelís y palestinos, los primeros siempre han sido más violentos. Israel, desde hace mucho, pretende un genocidio lento o, tal vez, hacer con ellos lo que hace 2000 años hicieron los romanos con sus predecesores.

Bolivia y Venezuela han expulsado a los embajadores israelís, pero los medios de comunicación sionistas no les han dado demasiada importancia, el gran enemigo de de Israel es España porque ha enviado a su ministro de exteriores para negociar un alto el fuego que evidencia la eterna falta de voluntad del gobierno judío. España es, desde hace mucho, el símbolo de lo que está bien y lo que está mal, porque las manifestaciones en las calles de Madrid y Barcelona saltan con facilidad a las páginas de la prensa libre del mundo entero. Pero entre tanto, el poder comunicador del lobby judío, tocado por los escándalos económicos de EE.UU., intenta, con poco éxito, apartar el dedo acusador que apunta a sus aliados: el liberalismo económico, el gobierno de Bush, el estado de Israel… No es de extrañar que el “Herald Tribune” publicara la falsa información de que el tesoro norteamericano investigaba al Banco de Santander estaba siendo investigado por el fraude del Nasdaq. El “Sión-Power” intenta eludir responsabilidades atacando cuanto huela a español, aunque tenga tan poco que ver con el dedo que les acusa como una entidad bancaria.

Los palestinos de Gaza mueren a manos del ejército israelí, pero hay otro ataque al mundo entero y a la razón, que ha tomado a España como objetivo de sus iras porque les pone en evidencia. Pero es igual, se burlan de todos mientras los inocentes mueren. Los inocentes, ahora importan más que nadie, pero no podemos escondernos porque nos amenazan a todos.

El 11 de septiembre de 2001 hubo una serie de atentados brutales en EE.UU. donde perecieron unas 3000 personas y todo el mundo se solidarizó, pero desde entonces, el lobby judío-americano, ha intentado sacar réditos al asunto hasta evidenciar su mala fe. Todo terrorista es un asesino, pero quien sacrifica víctimas inocentes para su seguridad relativa, no es menos terrorista que quien pone bombas. Las víctimas inocentes son siempre víctimas inocentes, la muerte les sobreviene igual sin diferenciar las razones que llevaron a su sacrificio. Desde aquel día han muerto muchos más inocentes y que no tienen placa en la zona cero ¿No va siendo hora de que dejen las armas de guerra como herramienta para buscar la paz? La razón dice que eso es absurdo y los hechos demuestran que es absurdo ¿Por qué, entonces, sigue existiendo la prisión de Guantánamo y los bombardeos israelís? ¿No serán otros los intereses que mueven los hilos del mundo?

He escuchado las endebles razones de la boca de ciudadanos judíos, pero conocida la publicidad “goeringniana” con la que los han bombardeado, no me extraña. Su odio no los hace culpables, más bien son, también, víctimas de esa misma maquinaria que masacra la franja de Gaza. La paz es posible, pero hay que identificar a los culpables de sembrar un odio infinito. No nos dejemos atrapar por esa burla macabra dirigida hacia todos los habitantes de este planeta.

Soy Dios y te veo...

Publicar un comentario