martes, 29 de junio de 2010

NYO

NYO

El Tribunal Constitucional ha dictado sentencia sobre el Estatut de Catalunya... Y hasta aquí la noticia, porque la noticia es que después de casi cuatro años mareando la perdiz, el desprestigiado y caducado equipo de jueces que avergüenzan nuestra "espanyolidad"...

Y hasta aquí podemos leer, como dirían el "Un, dos, tres...". Y es que ese equipo de jueces que deben representar los más altos ideales de la democracia, se ha tomado esto como un juego más de poder y, saltándose el espíritu con que se firmó la añeja Constitución del 78, ha introducido la tijera en la voluntad del pueblo catalán. Y de este modo, el nacionalismo castellano de partidos que manejan el nombre de España en vano, ha obtenido su pírrica victoria a costa de frustrar los más altos valores democráticos.

Y ahora, después de este eufórico y grandilocuente alegato de dudosa inteligibilidad, vamos a explicar, claro y castellano, porque la sentencia del TC es tan nociva para el futuro de Espanya.

A estas alturas, a pesar de las interpretaciones contradictorias que unos y otros puedan dar a la prensa, ya nadie duda que la sentencia daña la carta de convivencia aprobada por el pueblo catalán y el parlamento español (donde ya se llevaron a cabo un sinfín de recortes). En su momento, el partido nacionalista castellano denominado PP y el defensor del pueblo (un señor que ha estado objeto de muchísimas quejas por su falta de ecuanimidad, pero que a pesar de ello mantiene un puesto que no se merece), presentaron una reclamación de inconstitucionalidad en el TC sobre la casi totalidad del articulado de este Estatut. Desde ese punto de vista tampoco parecen salir beneficiados en sus dañosas intenciones, pues sólo 14 artículos son declarados inconstitucionales, de ellos sólo 3 lo son totalmente y, además 24 sufrirán alteraciones o reformulaciones. Digamos que el nacionalismo español castellanizante obtiene aquí una victoria pírrica. Pero no les importa la baja moral de esa victoria pues el daño al Estatut, y por ende también a la democracia, es enorme y, en último término, de eso es de lo que se trataba.

La lengua y la adaptación del sistema judicial han sido los puntos donde el TC ha introducido la tijera con mayor fruición y, sin embargo, sobre esos temas la carta magna espanyola gozaba de un amplio margen que no justifica esa hazaña represora.

En su día el TC ya debió no aceptar a trámite las absurdas pretensiones del PP, pues más importante que la letra en sí está el espíritu de la misma, tal debe ser el valor de las palabras que definen a un Estado. No obstante un grupo de hombres sin piedad han optado por arrastrar la letra de la constitución por sus más bajos instintos políticos y sentenciar, a su entera conveniencia, la voz del pueblo.

En democracia deben existir tres poderes independientes: legislativo, ejecutivo y judicial. Estos tres poderes deben emanar del pueblo. Las urnas nos dan los nombres de quienes ostentan los cargos del ejecutivo y el legislativo, pero... ¿y el judicial? En el caso del TC los magistrados son elegidos, por un tiempo limitado, por el Senado, una cámara mal definida y que no representa, estadísticamente hablando, la voluntad del pueblo. Por si esto fuera poco, para el tema Estatut, hay recusado uno de sus miembros por aconsejar a quienes escribieron la carta catalana sobre el modo de hacer esta acorde con la Constitución Española. Entre tanto, miembros que habían manifestado públicamente su catalanofobia, seguían enharinándose en la controversia estatutaria del TC. Y entre esas idas y venidas, varios magistrados, entre los que se encuentra su presidenta, que ya han prescrito en sus cargos, pero que siguen ostentándolos por voluntad del PP que aprovecha el problema estructural de la cámara senatorial.

En definitiva, el TC ha dictado sentencia contra el Estatut y contra la democracia a pesar de su falta de legitimidad moral (que no así judicial), siguiendo una líneas de nacionalismo castellanizante totalmente opuesto al valor de Estado plurinacional que el espíritu de la Constitución del 78 debía dar y, que después de esta sentencia, deja carente de valor y contenido. Digamos que esta sentencia que hoy amputa el Estatut también daña la carta Magna española pues reinterpreta la voluntad de sus firmantes de forma restrictiva.

De este modo, como sentencia judicial, no nos queda más remedio que acatarla, pero no tenemos porque aceptarla y, mucho menos , respetarla en el sentido amplio del término respeto ya que constituye una dañina burla a los más altos fundamentos de la democracia.

Ahora toca cambiar el TC y la propia Constitución, pues si su espíritu se ha terminado por diluir entre sus letras, tendrán estas que reescribirse de nuevo para poder representar plenamente la voluntad de todos sus ciudadanos... O eso, o aceptar que la Constitución ya no representa a todos los españoles y, por tanto, algunas partes del territorio ya no pueden formar parte de lo que esa carta representa.

Así pues, claro y castellano, digo NYO al nacionalismo castellano que ha impulsado la sentencia del TC, digo NYO a la propia sentencia, digo NYO al recorte del Estatut que ya pasó sus trámites parlamentarios y fue refrendado por el pueblo catalán, digo NYO porque ya estoy cansado de que nos impongan "eñes", virgulillas, zarandajas y voluntades ajenas, cada vez que queremos ser nosotros mismos.

Digamos todos NYO y hagamos sentir nuestra voz cuando se ataca la dignidad de un pueblo sea este o no el nuestro.

domingo, 27 de junio de 2010

Una de nacionalismos con mahonesa.


Nacionalistas y opositores (que son igual de nacionalistas sólo que lo niegan consciente o inconscientemente) basan sus reclamaciones en "hechos históricos" sin pensar que esos sucesos están siendo interpretados desde un punto de vista equivocado: el de nuestra época. Si un ciudadano del pasado, contemporáneo a los sucesos que sirven de reivindicación a unos y a otros, escuchara las explicaciones dadas, sería incapaz de reconocer su momento histórico ya que las personas que vivieron entonces tenían un punto de vista muy diferente.

Los nacionalismos y sus opuestos son algo mucho más moderno y no son, ni deberían tratarse como algo histórico, sino como un sentimiento.

El término nacionalismo deriva de la palabra nación, como el de patriotismo lo hace de patria. Las implicaciones emocionales de estas dos palabras permite diferenciarlas de "país" o "estado" que también identifican unidades territoriales o políticas. No es tan normal oír "paisanismo" o "estadismo", ¿verdad? Bueno, estadismo tal vez sí, pero su significado no es tan emocional aunque sí emocionante. El estadismo es la "ciencia", arte o destrezas necesarias para dirigir una unidad política, sea esta una nación, un país, patria o Estado.

¿Qué hace entonces tan emocionales los nacionalismos y los patriotismos?

La explicación a este significado emocional de estos términos surge en el siglo XIX, con un movimiento cultural denominado "Romanticismo". Toda Europa fue cautivada por esta oleada de sentimientos de gregaria unidad de los pueblos. Insignias culturales de orgullo local se hicieron sobresalir por encima de los tradicionales separatismos eclesiásticos y monárquicos. Hasta aquellos años todas las revueltas populares se debían a la comida o la excesiva represión sobre las masas sublevadas, pero ahora se miraba aquellos fenómenos del pasado con otros ojos. Se empezó a asociar a la plebe un sentimiento de unidad de orgullo nacional tan capaz de arrastrarlos a la revuelta como los instintos primarios de antes. Así mismo, se otorgaba a los reyes y nobles sentimientos similares, cuando únicamente buscaban el poder total y la buena vida para ellos y su prole.

La guerra de la Independencia americana y otras revueltas independentistas en diferentes colonias, empezaron a alimentar, tiempo antes, estos ideales. La Revolución Francesa y el posterior ascenso de Napoleón pudieron ser definitivos. Porque fue Napoleón el que extendió ese sentimiento (casi siempre antagónico hacia su persona) por toda Europa. Sirva como necesario ejemplo para mi argumentación el patriotismo español. Porque en esa contienda aparece por primera vez el orgullo de ser español, un sentimiento de afinidad a España por contraposición a la Ilustrada Francia. La plebe de Madrid sale a la calle para oponerse a Pepe Botella a pesar de unas medidas Ilustradas que le pueden ser mucho más favorables que las imposiciones autoritarias de los monarcas precedentes. Se dice que fueron los desmanes de unas tropas mercenarias lo que llevo a esa enconada respuesta, pero un análisis afinado, si eso es hoy posible, parece decir que no fue así. También los catalanes, siempre dispuestos a oponerse a los desmanes de la vieja corona, plantearon una resistencia impensable, quedando para la historia resistencias casi numantinas como la relatada en "Los sitios de Gerona" de Benito Pérez Galdós. Napoleón anexionó a Francia los territorios catalanes, pero su población reivindicó su derecho a elegir ser española a pesar de la "grandeza" del imperio francés. Claro que, el mismo Napoleón era de Córcega, una isla siempre incomoda para Francia y que hoy pugna por su independencia.

Siempre decimos que cuesta entender el fenómeno sin comprender el pasado, pero la historia está siempre siendo manipulada por todas las ideologías y reinterpretada en base a unos sentimientos totalmente anacrónicos. Nadie puede creer racionalmente que el antiguo Al-Andalus tiene algo que ver con el mundo árabe actual, o que Don Pelayo, o el mismísimo Cid, tenían algo de españoles. De hecho los propios Reyes Católicos jamás hablaron de España en singular y el famoso "Tanto Monta, Monta Tanto" fue rebatido por la nobleza castellana cuando nombró a Juana como reina de Castilla cerrando a Ferràn la puerta al establecimiento de una monarquía única para "toda España". No obstante, todo esto que hoy interpretamos de una u otra manera según el cristal con el que lo vemos, nada tuvo que ver con la realidad del momento. Cuando miramos hacia momentos históricos del pasado olvidamos cambiar de gafas y eso pasó, especialmente en el Romanticismo donde una euforia épica dominó con virulencia única. Así se recuperaron leyendas como la de Arturo, Guillermo Tell, Robin Hood, Carlomagno, Roland o el Cid Campeador. También se les dio un caracter nacional a las gestas de Ricardo Corazón de León, Jaume I, Don Pelayo, Guifré el Pilós, los Reyes Católicos, Colón, Blad el Empalador. Y, cómo no, se exageraron las gestas de héroes como Roger de Flor, el Gran Capitán, Juan de Austria, Nelson, Paul Rever...

Fruto de todo ese fervor aparecieron nuevas guerras, por nuevos motivos, pero, ante todo, apareció la necesidad de encumbrar a nuevos héroes como Castaños, Agustina de Aragón o el Timbaler del Bruc.

Pero el viejo mundo, a pesar de estar desmoronándose, no estaba dispuesto a ceder su poder a esas hordas desarrapadas y entusiastas. Las monarquías autoritarias y personales , y la, hasta entonces omnipotente, iglesia, iban a plantear una dura resistencia que terminaría por modificar los destinos de esos entusiasmos, creando nuevos nacionalismos y modificando las bases de las fronteras de Europa que llevaban marcadas desde la Edad Media.

Italia y Alemania se unificaron bajo el signo de esos nacionalismos. Garibaldi y Von Bismark liderarían, en el recuerdo popular posterior, esas unificaciones, pero nada de eso hubiese sido posible sin la existencia de un sentimiento nacionalista. En España también existió ese sentimiento de nacionalismo patriótico unificador y se expresó en la Constitución de las Cortes de Cádiz. Pero dos hechos acabaron con ese espíritu surgido de "La Pepa". De un lado los procesos independentista que ya estaban en marcha en las colonias americanas y a las que "La Pepa" daba el mismo valor que al territorio europeo, y, el más importante, la traición de Fernando VII, el Deseado, a esa constitución del pueblo.

El sentimiento de derrota generado por el retorno al absurdo y violento autoritarismo del nuevo rey, estuvo jalonado de movimientos opositores siempre aplastados como el de Riego. Pero esa faja que constreñía normal evolución también llevó al análisis del crisol cultural del país y de ahí al surgimiento de nuevos nacionalismos subyacentes sólo había un paso. Primero Catalunya con una reconquista de su cultura y una lengua que había sido desterrada, durante siglos, a los hogares de los pobres. Detrás de este florecimiento estaba el ascenso de una nueva burguesía, fruto de la tardía revolución industrial, y el retorno de algunos colonos que habían visto crecer el independentismo allende los mares. Más tarde, los vascos también iniciaron su andadura, pero tras haber tenido que tragar una represión más larga a su sentimiento nacional, este también tuvo un surgimiento más agresivo, sólo hace falta hacer un repaso al ideario de Sabino Arana (por favor, abstenerse de leer versiones de Pío Moa y otros revisionistas con gafas de la masa del nacionalismo castellanizante, siempre es mejor beber de las fuentes originales, sobre todo cuando, como en este caso, las hay).

Los últimos coletazos del Romanticismo también sirvieron para dar voz a un cierto nacionalismo cultural gallego en la voz de Rosalía de Castro.

En las puertas del siglo XX el Romanticismo empezó a quedar atrás, pero las convulsiones políticas surgidas de ese período aún darían lugar a dos guerras mundiales y la extensión del movimiento nacionalismo por todo el planeta, aunque adaptado a cada momento y lugar.

Volviendo a nuestro país, creo que ya intuimos que, además de los nacionalismo explicados, bajo la denominación de español, y como oposición a esos otros nacionalismos, subyacía otro nacionalismo oscuro y cada vez más castellanizante. Un españolismo al que se agarraban los arcaicos poderes autoritaristas que subyugaron a nuestro país (el ejército, la iglesia y la nobleza cada vez estaban más ligados a él). Algunos intelectuales de renombre como José Ortega y Gasset denostaron a los nacionalismos que se manifestaban abiertamente sin tener conciencia de su apoyo a ese otro nacionalismo más oscuro y reaccionario que empobrecía a España. Pero el nacionalismo oculto de Gasset era compartido por muchos otros y aún sirvió para impulsar las dos dictaduras regresivas que dominaron nuestro siglo XX: Primo de Rivera y Franco.

No es de extrañar, pues, que en la España actual algunos no se sientan todo lo agusto que deberían. La falta de tolerancia y la incomprensión que la mayoría castellana tiene hacia el Estado plurinacional al que representa el nombre de España, hace muy difícil la convivencia de todas las naciones que conforman este país.

Ahora nos quedan los términos patria y patriotismo, y puedo decir que aún puedo ser un patriota español y tener a España como patria, siempre y cuando nedie ponga pegas a que le llame Espanya y tenga a Catalunya como mi nación (y eso a pesar de Buenaventura Aribau). En caso contrario siempre puedo resultar un buen patriota catalán.

Imagen Augusto Ferrer Dalmau (1964) “Los sitios de Gerona”, tomado de http://espaciocusachs.blogspot.com/

jueves, 24 de junio de 2010

Verbena trágica

La verbena... coca... cava... petardos... música... ruido... alegría... ¿alegría?

La fiesta es más alegre en la juventud, cuando el gregarismo nos lleva a disfrutar de esos días que el calendario marca con el más desmadrado jolgorio. Durante la verbena de Sant Joan nuestros jóvenes se desplazan, mayoritariamente, a terminar la fiesta en las playas. Castelldefells es una de las más concurridas. Ayer centenares de personas bajaron del cercanías que les llevó hasta el apeadero que les dejaba más cerca de la playa de aquella población. El andén quedó abarrotado demostró que las recientes remodelaciones no habían pensado en ese día en concreto. El peligro de caer en las vías era importante y el único vomitorio aceptable para todos esos ciudadanos ávidos de fiesta, era un paso subterráneo de tres metros de ancho. Para los que estaban al lado opuesto del andén era invisible e incluso inexistente, pero entre las luces nocturnas era visible la silueta de un paso elevado en la dirección opuesta. ¡Error!, durante la remodelación se bloqueó con una valla.

¿Por dónde vamos ahora? Algunos logran ver un cartel indicativo de un paso subterráneo al otro lado, pero la masa humana que nos empuja por todas partes no avanza. Otros, confundidos por el ruido, el gentío y la fiesta, no se percatan y toman la decisión de siempre: cruzar las vías cuando el cercanías parte.

La noche nos confunde, la fiesta y el ruido también porque no son unos pocos los que cruzan la vías, sino decenas.

Más ruido, más agudo... ¿un pitido?... confusión... pánico... una enorme y veloz masa chirriante cubre las siluetas que atravesaban por dónde no se debía. Gritos desenfocados. Todo sucede en un instante pero los testigos lo verán repetido, en su cara más terrible, miles de veces... toda su vida. Shock.

Unos recordarán miembros volando y alcanzando a algunos testigos, otros gritos y llantos... algunos la amnesia, el desmayo... la fiesta ha muerto y, tal vez, para siempre.

Esta madrugada más de una decena de jóvenes han perdido la vida arrollados por un tren de largo recorrido, de esos que atraviesan las estaciones a velocidades de vértigo. Algo que siempre me ha generado pavor.

Doce muertos y más heridos, de ellos tres muy graves.

No han sido uno, dos, ni tres. No ha sido una familia. No ha sido una imprudencia ocasional, sino una imprudencia en masa.

Sí, sin duda ha sido una imprudencia, pero ¿por qué?

No se trata de culpar a un segundo de lo que ha hecho mal el primero. Tampoco se trata de ensañarse con el primero pues ha tenido un castigo muy superior al merecido, pero hay que pensar que las acciones buenas o malas no se realizan porque sí. Estas personas tuvieron alguna razón para emprender la errónea acción que emprendieron y el hecho de que fueran tantos los equivocados debería alarmarnos porque si no hacemos algo esto puede volver a repetirse.

No es cuestión de atacar el tema en caliente, pero, sin duda, tampoco hay que dejarlo caer en saco roto. Deben buscarse formulas para minimizar estas situaciones. El estudio de este drama puede salvar vidas.

Antes de acabar un recuerdo para el conductor del convoy implicado, una persona de la que pocos parecen acordarse y que en los próximos meses, como producto de este accidente, va a vivir en un psicodrama del que sólo con una gran fortaleza mental podrá salir.

Mi recuerdo y solidaridad con todas las víctimas, tanto las físicas como las emocionales, y con sus familias.

Catalunya está de luto en la que debió ser la noche más divertida del año.

jueves, 17 de junio de 2010

"Derecha a voto"

Imagen tomada de Microsoft Word

Puede que resulte extraña la publicación de este artículo cuando el tema central de política y economía es la reforma laboral. Internet va lleno de informaciones sobre el tema, así que una más no tendría demasiada trascendencia. Por otro lado mis opiniones sobre las posibles reformas laborales ya las he dado en otras ocasiones y no han cambiado demasiado en este tiempo. Así que este articulo sobre el origen de los votos me parece mucho más trascendente por carente de actualidad que esté.

“Derecha a voto”

La mayoría de la ciudadanía en edad de votar, está constituida por personas cuyo nivel de ingresos les debería orientar hacia opciones más a la izquierda del espectro político de su voto real. De este modo, cuando se abren las urnas, en cualquier proceso electoral, el centro y la derecha mandan. Tanto es así que, muchos políticos de extrema derecha disimulan y se muestran como moderados para pescar en los mismos y ricos caladeros que los moderados y centristas, su diferenciación la pueden constituir algunas estrategias populistas que conocen muy bien los extremistas, pero que seducen a los indecisos que no desean pensar demasiado. Análogamente, los grandes partidos de la izquierda esgrimen fórmulas de centro, eso sí, con una sonrisa de izquierdas que pronto se diluye en una realidad forzada por las circunstancias.

¿El mundo está loco? No, sólo está confundido.

La confusión viene dada por el dominio de la palabra y esta es propiedad de los medios de comunicación. La televisión, la radio, la prensa escrita... todos necesitan de financiación y, por tanto, de personas con dinero que los controlan. Como es lógico, las personas con dinero, mayoritariamente, son racionalmente hablando de derechas. Si son observadores seguro que se han dado cuenta de que políticos como Llamazares o Herrera sólo aparecen en los medios cuando son blanco de burlas o han metido la pata. En cambio, elementos menos esenciales y sin representación electoral, como el ultraderechista Anglada, gozan de atención especial en algunos medios de comunicación. De todas formas, no todo es tan obvio y evidente, de lo contrario seríamos mucho más conscientes de ello y no les seguiríamos el juego (o, tal vez, sí). A pesar de todos esos canales “fachas” que hoy usurpan la parrilla de emisoras del TDT.

La información está manipulada para vendernos “derechización”, pero aún queda un medio libre: Internet. Un medio que se ha intentado controlar sin éxito. También se ha intentado saturar con la misma mierda que colapsan los otros medios de comunicación (libertad digital y otras patrañas), pero sin éxito. Pero un medio que no puede profundizar más porque las opiniones independientes del capital tampoco pueden contar con los medios para llegar a la noticia.

Estamos solos con nuestra capacidad de raciocinio y envueltos en una vorágine de mensajes que gritan en nuestro interior: “¡Vota más a la derecha!”.

Y cuando los colegios electorales cierran sus puertas y las urnas se abren, el recuento siempre es un poco más allá de donde a la sociedad le interesa realmente.

sábado, 5 de junio de 2010

Boicots para la crisis

En los últimos días me han llegado varios correos spam realmente extraños, pero ninguno tanto como los que, otra vez, pedían boicotear los productos vascos y catalanes.

Boicots en tiempos de crisis. Una tontería realmente absurda (sobre todo para los que defienden el liberalismo económico), pero aún lo es más en el caso de Catalunya, ya que sólo el 30% de su producción se vende en el resto de España. Anteriores boicots orientaron a sus empresas hacia la UE y el resto del mundo. Por si fuese poco, si se dañara a una de estas empresas afectaría tanto al resto de España como a Catalunya, ya que son las más importantes fuentes de igualación del déficit estatal.

Sé que estos correos soliviantan a afines y no afines, por eso me gustaría añadir a este artículo un correo en el que alguien se había ocupado de tomar una de esas vergonzosas listas y había añadido una información bastante aguda y bien documentada.

Lista de productos catalanes a boicotear (gentileza del Imperio español donde nunca se pone el sol, ni sale tampoco, porque la mierda que nos cubre no nos lo deja ver):

Borges (Lleida)
Chupa-Chups (Barcelona- Madrid- Los Ángeles)
Danone ( Lion)
Festina Lotus Relojes (Ginebra)
Henkel (Frankfoür der Main)
Mango (Vigo)
Industrias Marca: Norit, Gior,... (Badalona)
Nestlé: Nestlé, Camy, La Lechera, Maggy,... (Ginebra)
Panrico: Donuts,... (Barcelona- Zaragoza)
Pastas Gallo (Turin- Barcelona)
Radiadores Roca ( L’Hospitalet – Cerdanyola- Granollers- Madrid)
La Caixa (Barcelona- Madrid)

Caixa Cataluyna (El Prat)
Dodot (L’Hospitalet- Badalona)
Freixenet (Noya- San Francisco)
Puig (Barcelona- Esplugues)
Casademont (Girona)
Cegasa (Valencia)

Margarina Artua (Vitoria)

La Bella Easo (San Sebastian)

Tomate Solis (Granollers)

Nesquick (Ginebra)

Pan Bimbo (Los Angeles- Granollers- Zaragoza- Málaga)

Panrico (Barcelona) –este repetido para que no se escape-

Supermercados Caprabo (Lleida- Zaragoza- Barcelona)

Sopas Knor (Paris)

Avecrem (Montmeló- Madrid)

Té Hornimans (Londres- Hortaleza- Montmeló)

Gallina Blanca (Les Borges- Barcelona- Castellón- Huesca- Astorga- Don Benito- Almendralejo)

Miel y productos La Granja de San Francisco (Granollers- Badajoz)

Pastas Gallo (está repe)

Agua Fontvella (y todas las demás marcas)
Mondragón C.C. (Mondragón)
con sus empresas/marcas:
Hipermercados/supermercados Eroski (Mondragón- Bilbo- Madrid)
Electrodomésticos Fagor, Edesa (Bilbo- Irán)
Caja Laboral (ni idea)
Seguros Lagun Aro (id.)
Bicicletas Orbea (id.)

Autobuses Irizar

Perfumerias In Faradis (IF)

Tiendas de Deportes Forum.

Sony (Suecia- Japón)

En general todo lo que se bebe, come, ve, huele, escucha, toca y vale la pena, pero eres español, gilipollas, católico y del PP y es tu deber joderte y comprar la mierda de productos que a nosotros nos conviene vender.

Además: si eres mujer, como todos los salva-slip o tanga son catalanas y todas las compresas finas, no debes dejar que tu chocho sea tocado por tales injurias y debes usar compresas, tipo paquetón, de la marca Santa Clara que las fabrica el hijo del delegado provincial en Cuenca del PP.

Si has de brindar no uses ni cava ni sidra (la mayoría de marcas de sidra asturiana son propiedad de “La Caixa”). Brinda con vino gasificado extremeño, se cultiva cerca de la central nuclear de Trujillo y no veas como sube, así lo podrás celebrar por todo lo alto, sobre todo si palmas por contaminación radiactiva.

No compres alta tecnología, desde hace cinco años las seis empresas que distribuyen esta clase de productos en España están todos en Cerdanyola del Vallés. Apovecha que tienes memoria y no pongas tus manos en un PC, una cámara digital, un teléfono móvil, ni en infamias catalanizadas. Cuenta con los dedos y jodeté que para eso eres anticatalán.

No se te ocurra beber agua embotellada ya que todas pertenecen a empresas catalanizadas y sus análisis los realiza el laboratorio barcelonés del Doctor Olivé Rodes.

No compres ternera gallega ni de Ávila, ya que la mayor parte de su cabaña está paralizada y están vendiendo ternera de Girona como si fuera de aquella otra D.O. sólo porque es de mejor calidad… ¿serán imbéciles, aún no han comprendido que un español de verdad prefiere comer mierda antes que cosas con ADN catalán?

No uses para tus desplazamientos a RENFE o Iberia, ya que se están financiando en Cataluña y si hoy llegan hasta dónde vives es porque lo pagan en Cataluña.

No contrates ADSL, todos los servicios gratuitos en lengua castellana y que valen la pena o están creados en Cataluña y por catalanes o en el país vasco, que como se ve en la lista deben ser aún peores.

No vayas a veranear a hoteles de las cadenas Husa, Melia y la mayoría de las importantes, ya que están DOMINADAS por La Caixa, Caixa Catalunya y Banco de Sabadell.

Si te gusta perfumarte, tendrás que hacerlo con “eau de cloacage”, pues las empresas nacionales de perfumería son todas catalanas y las extranjeras tienen su sede en España en Barcelona.

No veas la tele ni escuchas la radio, tampoco leas revistas, todas las empresas mundiales de publicidad que se precien tienen sede en Barcelona que en este campo ha desbancado a la mismísima New York. Si no te lo crees cuenta en TV cuantos anuncios muestran la ciudad Condal y cuántos cualquier otro lugar del mundo.

Y sobre todo, si quieres ser español de verdad, se imbécil, no leas, no pienses, vota al PP y sigue mordiendo a Cataluña, al País Vasco y a todos cuantos llenan verdaderamente tu estómago… ¡Gilipollas!

¿De dónde es el árbitro?... pues ya está todo dicho.
Afortunadamente sabemos que en el Estado Español no todos son tan imbéciles, pero estos correos corren, todos lo sabemos y nadie lo denuncia, porque ya sabemos quién sigue sacando partido del gen de la España profunda. Como lo hacen muchos programas televisivos e incluso medios de comunicación enteros.

miércoles, 2 de junio de 2010

¿Cambios en Bilderberg 2010?

El Club Bilderberg se tenía que reunir entre el 3 y el 6 de junio en Sitges, pero a estas horas se ignora si se retrasa la reunión o incluso se traslada a Bagnères-de-Luchon, en Francia. La cuestión es que un tema de última hora ha trastocado todo y se habla, incluso, en una modificación en la lista de invitados. El tema es uno de los que no agradan a la familia Roschild, uno de los principales valedores de este Club entre bastidores: Israel. No en vano la primera reunión de este grupo se realizo en 1954, cuando Israel ya parecía estableciad y, aunque el tema oficial fue el antiamericanismo naciente en los estados del este de Europa (la oficialización de la guerra fría), entre bambalinas, donde se mueven los verdaderos promotores, el tema era ese nuevo estado del este, pero del Mediterráneo, y los nuevos equilibrios de Oriente Medio.

Bilderberg, como ya pasó cuando la crisis de los “tigres asiáticos” cobra una enorme expectación en momentos de crisis económica, dado que importantes figuras en la toma mundial de decisiones se encuentran juntos y sin presiones de la prensa. Pero una y otra vez, tras estas reuniones, no se observan cambios de actitud entre los invitados. Por lo menos en lo que respecta a asuntos económicos. Es más bien como si entregaran a alguien el camino que van a seguir sus decisiones para que, ese alguien, pueda proceder sin ver afectada su economía.

El Club Bilderberg es inútil para “salvar el mundo”, tampoco son tangibles sus cambios en el mundo económico, entonces ¿a qué viene tanta expectación.

El día 3, si realmente empieza este circo a la luz de la luna, Israel no será un tema de debate en las reuniones, pero sin duda será el tema central de los pasillos. Y, como pasa en todos los congresos, son las decisiones de pasillo, sin el control de los organizadores, las que tienen mayor fuerza y trascendencia. Esta es, sin duda, una gran oportunidad para Zapatero, que aún no habiendo sido invitado, podrá tratar individualmente con muchas figuras que sí lo han sido. De ahí que algunos de los organizadores que son verdaderos valedores del estado de Israel quieran trasladar la sede a ultimísima hora.