miércoles, 12 de agosto de 2009

Gritos de desahogo político nacional.


Varios miembros del PP realizan apología del franquismo y no pasa nada.

El PP mantiene un continuado acoso a Catalunya y los catalanes y no pasa nada.

El PP crea un ambiente de crispación en el país vasco facilitando que la gente simpatice con el movimiento abertzale alejándonos más del fin de ETA y no pasa nada.

El PP gobierna durante ocho años en que la anterior crisis económica había terminado y, lejos de aflojarnos el cinturón, se dedica a enriquecer a los que ya son ricos y crear las bases de la actual crisis y no pasa nada.

El PP crea un estado del beneficio rápido y el ladrillo donde la corrupción es la base de todo (anotar que el PSOE no ha sido capaz de frenarlo a tiempo) y no pasa nada.

El PP está lleno de caciques como Fabra que no tienen ningún miedo a la justicia porque esta está controlada... por ellos y no pasa nada.

Un juez amigo suyo archiva el caso Camps aunque es evidente, sólo con lo poco que se sabe, para toda la ciudadanía su culpabilidad, así como la de alcaldesa de Valencia, y no pasa nada.

Pintan a Aznar de héroe y este se dedica a intoxicar la política nacional e inventarse milongas al por mayor sin que nadie le pare los pies por tanta tontería para tontos mentales y no pasa nada.

Ahora se inventan una persecución policial cuando todos sabemos que en el PP hay más mierda que en un pozo ciego y no pasa nada.

Y se muere el conseller de obres publiques de la Generalitat valenciana de un sospechoso y oportuno infarto llevándose todos sus secretos a la tumba, pero ya les anticipo algo: no va a pasar nada.

¿Qué leches le pasa a este país? ¿Cómo sigue obteniendo tantos votos un partido que se pasa por el forro de los cojones la democracia? ¿Queda gente de bien bajo el sol?

No dudo de que en el PP existirá algún conservador que deplore el franquismo (cada vez me cuesta más creerme esto), no dudo que en el PP existe políticos que deploren el caciquismo (en Valencia sí lo dudo y en Castellón más, pero quién sabe), no dudo de que existirán jueces no politizados, honrados, etcétera (no hare comentarios que con la justicia no se juega... sobre todo si no eres del PP). Pero si tengo mis dudas de que los españoles sean gente inteligente (es obvio que los partidos menos éticos (por no decir algo más fuerte) son los que más votos recaudan. Dudo de la buena fe de los políticos y aún más de su honradez. Dudo de que existan controles adecuados para nuestros políticos. Dudo que se pueda evitar de alguna manera que jueces indignos sigan ejerciendo y corrompiendo el sistema judicial. Dudo que nuestra democracia lo sea de verdad y no esté sometida a los valores de un régimen anterior que debió haberse declarado terrorista hace mucho tiempo. Dudo que puedan acabar con ETA con esta mentalidad tan... franquista. Y sobre todo, dudo que el PP sea el partido de derechas que este país se merece (a pesar de la tontería que lo habita).

Ahora Rajoy está mandando a sus subalternos a pintar de mierda el entorno político nacional culpando de régimen policial contra el PP... ¡Precisamente ellos!

No, el gobierno no es ningún santo y, si el PP fuese un partido decente, ahora estaría cargando contra él. Porque merecérselo se lo merece. Pero de eso a tragar con lo que dicen los “populares” hay un abismo.

Creo que este país se merece que el PP se rompa en todas las tendencias conservadoras que existen en nuestro país y que están absurda e ininteligiblemente encapsuladas en esta organización, o que nadie más vote a un partido que hace apología del franquismo, es decir, del terrorismo de derechas. Parece que en este país sólo ha existido el terrorismo de izquierdas cuando este otro ha matado muchísimos más seres inocentes. Eso sí, los mató con la bendición de la iglesia (otra que tal mea).

Bueno, ya me he descargado, que esto me pesaba en el alma. Ya puedo volver a ser un tonto españolito de a pie, indignado. De esos que no va a votar o que su voto se pierde en un partido desconocido contra las corridas de toros, la salvación de las ballenas, contra el abuso de la privadísima SGAE o la erradicación de las minas antipersona y el hambre. Un voto que la pérfida ley d’Hont donará a uno de los partidos mayoritarios, tal vez al propio PP.

¡MODIFICACIÓN DE LA LEY ELECTORAL, YA!

P.D.: Mañana hablaremos del gobierno y de los medios de comunicación que sólo nos cuentan su verdad.


Imagen extraida de www.elpais.es

Publicar un comentario