domingo, 26 de diciembre de 2010

¿Está el alcalde de Valladolid bajo los efectos de las drogas?

Acaban de felicitarnos las fiestas y ya tenemos otra en el saco.

Hace unos meses León de la Riva, sobre el nombramiento de Leire Pajín como ministra de sanidad, dirigió a los medios de comunicación unas sorprendentes palabras más propias de un prostíbulo de baja estofa que de la casa de la ciudad que comandaba. Como es lógico esas palabras tuvieron repercusiones que incluían muchos reproches de personas de su propio partido, el PP. Y eso en un partido donde la autocrítica no se considera algo saludable. Claro que hay que decir que su asimétrico líder esta vez tampoco dijo esta boca es mía. Posiblemente bajo esta última premisa y en base a unos supuestos SMS que nadie vio, del líder del partido y del alcalde de Madrid, señor Gallardón, apoyando al vallisoletano, de la Riva pasó de puntillas por el apartado disculpas. Al menos en un primer momento. Tiempo después, en incursión telefónica dentro de algún programa de radio, amplio algo más lo que él entendía como disculpas, pero sin llegar a reconocer plenamente su mala actuación. Después si manifestó su molestia cuando la ministra de cultura le negó la palabra durante unos actos culturales en su ciudad.

La cuestión es que, como viene siendo costumbre en el PP, parecía que el echar tierra al asunto parecía haber dejado olvidado tan lamentables declaraciones y posteriores zigzagueos de este individuo. Pero mira por dónde que don León sale de nuevo a los medios de comunicación haciendo un lamentable balance navideño con alusiones a sus groseras palabras presentándose él como víctima. Si una cosa dejó clara hace muchos años Blas Pascal es que uno debe ser responsable de sus palabras: “si no quieres que lo digan, no lo hagas”. Pero León lo hizo… hizo unas declaraciones ignominiosas y groseras de marcado carácter sexual sobre la nueva ministra. ¿Y ahora resulta que el alcalde es la víctima?

Lo peor de todo esto es que afirma que esto le favorecerá en las urnas. Esperemos que se equivoque con rotundidad, porque si Valladolid lo acepta de nuevo como alcalde sólo querrá decir que es una ciudad que merece ser borrada del mapa. Sin embargo creo que los vallisoletanos son más inteligentes que todo eso y las declaraciones del actual alcalde son simple producto del consumo de drogas psicotrópicas. Para quien aún tenga dudas sobre si es la ciudadanía o es el político, esperen a las municipales y tendrán la respuesta. Ustedes ya conocen mi apuesta, y por el bien de lo que queda de este país espero no equivocarme.

Imagen del alcalde de Valladolid en los toros y con alguna Botella de más tomada de http://karcomen.blogspot.com

1 comentario:

Vicent dijo...

El hombre perturbado ha salido de nuevo a hablar sobre la aplicación de la ley del tabaco. Sus palabras hubiesen podido tener un cierto sentido si su objetivo no hubiese estado centrado, de nuevo, en Leire Pajin. Realmente este individuo se ha autoexcluido de la realidad política y ya nada tiene sentido si es él quien lo manifiesta.
Yo no soy fumador y aún así soy consciente de la injusticia de la actual ley del tabaco. Sin embargo también me he percatado que tradicionalmente los fumadores no han respetado al resto de la población y, como se suele decir, de aquellas aguas vienen estos lodos.
Como también dice el refranero español, cuando las barbas de... así que los dueños de perros que se apliquen el cuento, pues su observancia de la ciudadanía aún está un paso más atrás que la de los fumadores.
En fin, que el alcalde de Valladolid ha perdido su capacidad de dar trascendencia a sus discursos y si tuviera un gramo de honradez abandonaría la política ipso-facto. Aunque ya sabemos que la honradez no es una virtud habitual en los políticos... y en los del PP menos.
¿Para cuando una ley de control del doping en políticos?