miércoles, 8 de diciembre de 2010

Por qué se ha llegado a la huelga encubierta de controladores.


Antes que nada tengo que decir que este artículo no es una justificación para algunas de las aberraciones que este colectivo ha podido realizar, pero veremos que no son los únicos culpables, de hecho hay quienes tienen mucha más culpa de lo que ha pasado (y lo que puede llegar a pasar) y, sin embargo, nadie ha hablado de ellos (o, más correctamente, tendrán la llave para descubrirlo por ustedes mismos).

Lo primero de todo advertir a todos aquellos que ven al colectivo de controladores como una banda homogénea de vulgares delincuentes, que ni todos los individuos son iguales, ni todos se han de meter en el mismo saco (para todo). Este colectivo es como el de los animales de la granja de Orwell, hay controladores que son más iguales que otros. De hecho los hay que ganaran más y menos, los hay que están por la labor de solucionar sus problemas y los hay que han preferido buscar la solución huyendo a los medios de comunicación (como si de un concursante de gran hermano se tratara) aunque sea comportándose como el perfecto Judas del colectivo (esta vez no daré nombres).

La idea de este anuncio nació el pasado lunes, cuando en apariencia ya estaba cerrado el problema del espacio aéreo. El programa “La Ventana” de la Cadena SER trataba por enésima vez “la huelga encubierta” de los controladores con calificativos de salvaje, traidora, insolidaria… Si todo esto no era suficiente, la presentadora y sus invitados comentaban casos poderosamente emocionales que descalificaban más aún, si eso era posible, la postura del colectivo. No se ahorraba ningún calificativo y la indignación en antena iba sospechosamente “in crescendo”. Ese entorno tan poco profesional me sacó de mi abulia por el tema y me suscitó serias sospechas sobre el momento que vivíamos. Pero mientras me lanzaba a la caza de información en la web entro en antena, vía telefónica, la esposa de uno de aquellos vilipendiados controladores. El tratamiento que se le dio a la impagable información que aquella mujer ofreció careció de la más mínima profesionalidad, cortaron con imprecaciones todas sus argumentaciones, se le faltó al respeto sin justificación ni vergüenza, pero aún así logró explicar un drama que los medios de comunicación se han negado a difundir y que está mucho más allá del caos que nos han vendido. Para terminar, una presentadora que espero manden al paro que se merece lo antes posible, despidió a la correctísima señora con un vulgar exabrupto muy alejado de la necesaria educación que se le suponía. Aquello fue definitivo, ya no dudaba de un complot de los medios de comunicación contra el colectivo de los controladores aéreos.

En mi búsqueda di con el siguiente artículo de Gizmodo y que recomiendo: http://www.gizmodo.es/2010/12/04/el-conflicto-de-los-controladores-aereos-la-otra-cara.html

Pero es que antes de aceptar lo que la vulgar prensa nos sirve hay que contestar correctamente a una serie de preguntas que nadie parece hacerse:

-¿Por qué nos han impresionado tanto un montón de domingueros de altos vuelos en época de crisis?

-¿Por qué Zapatero no fue a la conferencia iberoamericana (primera vez que un mandatario español falla) para asistir al consejo de ministros que sirvió de desencadenante?

-¿Por qué un colectivo tan bien remunerado deciden hacer una huelga ilegal arriesgándose incluso a acabar en prisión?

-¿Por qué AENA, que es la única responsable de ese colectivo ha pasado de puntillas y nadie ha escuchado a sus directivos que, dígase de paso, aún están mejor remunerados a pesar de no disfrutar de tanta responsabilidad?

-¿Por qué precisamente el puente de la Constitución?

-¿Por qué la prensa ha actuado con tanta inquina, en especial grupos editoriales que normalmente se denominan moderados?

-¿Qué pasará con las huelgas de pilotos que sí amenazan la Navidad?

-¿Dónde coño iban todos esos “Indignaos” que llenaron los aeropuertos el día del rebote… porque a trabajar no iban?

-¿Quién se ha inventado el mito de que los controladores son un colectivo privilegiado?

-¿Por qué se han lanzado a la yugular de este colectivo los mismos que alagan y premian a unos ejecutivos empresariales que han dinamitado la estructura económica del país?

-¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

-¿Qué pasa con la privatización de aeropuertos?

-¿Es cierto que las huelgas legales para este colectivo tienen impuesta unos servicios mínimos del 120%?

Cuando algo se determina mediante un decreto ley siempre pierde la democracia, pero es que en este episodio se han lanzado muchos adjetivos contra un colectivo indefenso y se ha utilizado a un grupo de domingueros como rehenes… ¿Pero rehenes de quién?

Si investigan adecuadamente la respuesta a estas preguntas llegarán a las mismas conclusiones que yo. Y que conste que no tengo ningún familiar ni amigo que pertenezca a este colectivo. Para los que no quieran esforzarse en pensar con coherencia, tendrán que esperar a que wikileaks desvele todo la información que se nos ha negado.

Al final no he explicado las razones, pero no se preocupen que en el próximo post… ¡hablaremos del gobierno!

Repetimos imagen, ver información en el artículo anterior.

1 comentario:

Vicent dijo...

¿Cómo estará el tema? He enviado a la Cadena SER (al programa "La Ventana") tres mensajes desde el lunes, para quejarme de la poca profesionalidad de la tal Marta Novo y de como se ha maltratado al tema y a las personas que han puesto el dedo en la llaga sobre el mismo, y no los han publicado. Debo añadir que, a parte de la negatividad sobre el comportamiento de los supuestos profesionales del medio, no he usado ningún término despectivo ni amenazante e incluso mi queja, a pesar del poco espacio que hay para realizarla, ha sido en el tono más exquisito posible. Si no hay un complot detrás de todo esto no sé muy bien que puede ser.
Esto no me había ocurrido desde los tiempos en que el foro de Libertad Digital era abierto y me expulsaron por contradecir con argumentos los dictámenes de sus supercircutas.
Ahora estoy seguro de que el tema de los controladores aéreos y lo que ha pasado este fin de semana oculta una oscuridad muy grande y algunos medios de comunicación nacional (sino todos) están implicados.
Llamarme paranoico si queréis, pero aquí se esconde algo muy gordo.

Vicente