lunes, 6 de diciembre de 2010

Aterriza como puedas



Artículo dedicado a la memoria de Leslie Nilsen con la colaboración del colectivo de controladores aereos españoles.

Los días se han escogido con extremo cuidado. Había que dar un vuelco a la situación y ese era el momento. Y todos lo entendieron así. Eran unos perfectos días de fiesta para todos los españoles. Un país en crisis que no se podía permitir malograr los viajes concertados por las empresas, pero los que viajan en el puente de la Constitución, mayoritariamente, lo hace por placer, la economía no tiene que sufrir demasiado por ello, salvo el turismo. Pero si tenemos en cuenta que ese turismo es nacional en casi su totalidad no se pierde nada de lo que nos llega de fuera (o casi). Así que era el momento ideal para entablar la batalla y así se dispuso. Por eso Zapatero no viajo a Argentina, tenía que estar en su centro de mando cuando sobreviniera la crisis (otros, como Rajoy, no supieron leer entre líneas y no perdonó sus vacaciones en tiempos de crisis y se largó a las islas afortunadas).

Viernes 3 de diciembre 9h horario PIGMEO (los militares made in USA utilizan el horario ZULU, nosotros como no tenemos tanta iluminación usaremos un horario más pequeñito). Los ministros se reúnen en Madrid para llevar planear el final de los privilegios del colectivo de controladores aéreos sin tener en cuenta el desmadre de los ejecutivos de AENA ni las solicitudes (algunas algo pasadas de rosca) de los propios controladores. No se puede dañar más la estructura económica del país ni las navidades que este colectivo, y el de pilotos, vuelven a poner en peligro. Seguramente el propio Zapatero diría algo así como... “señores, lo llevamos mal, así que tenemos que salvar la Navidad y para ello vamos a la guerra. Tienes el plan de ataque, Pepe”. Y Blanco le entregaría una hoja de papel con copia a todos los ministros donde se diría aquello de militarizar las torres de control etcétera, etcétera.

Termina el consejo de ministros, rueda de presa de don Pepe Navarro... ¡Perdón!... Pepe Blanco que explica el final de los privilegios del colectivo maldito. Al poco el jefe del primer sindicato de controladores sale para lamentar las palabras del ministro, pero puntualizando que acatarán el desastre que se les viene encima y que la ciudadanía puede estar tranquila que no robarán la Navidad.

Por unas horas el perplejo gobierno cree que el colectivo de controladores no ha mordido el anzuelo. Ya no recuerdan que en las torres de control no se estila lo de declarar la guerra. Se hace y punto. Así que, pocas horas después, ya se están anotando las inasistencias por nada misteriosas enfermedades. Nuevamente se ha de consultar con el centro mundial de enfermedades contagiosas de Atlanta por que se ha descubierto un virus que salta de centro de control en centro de control para paralizar todo el espacio aéreo nacional. Ahora, que ya han picado los susodichos, sólo es cuestión de dejar que la prensa cargue contra ellos. En especial serán de gran ayuda tipejos de la calaña de Jorge Javier Vázquez que están “indignaos” porque se las prometía felices en algún balneario cutre de por ahí. En radio, televisión y al día siguiente en la prensa escrita, se van a oír, ver y leer las burradas más increíbles de la historia del periodismo. Para rematar, el propio Pepe Blanco no dudará en salir a los medios de comunicación para jalear contra los controladores. A las 21:30h horario PIGMEO, sobre la mesa de José Luís Rodríguez Zapatero estará dispuesto el papelito que permite enviar al ejército para poner a trabajar en sus sitios, a punta de pistola si es preciso, a todos los controladores aéreos. Pero una vez firmado el documento aún tardarán más de dos turnos en regularizarse completamente todos los servicios.

Después, la prensa ha seguido usando a los poco avispados controladores como felpudo linguar, el gobierno como victima propiciatoria en que volcar todas sus frustraciones y AENA... Bueno, AENA se ha vuelto a ir de rositas, porque los “indignaos” pasajeros y las mancilladas compañías aéreas han cargado contra el colectivo maldito y se han olvidado de quién son responsabilidad realmente. El ejecutivo medio de AENA se ha servido otro cubata, se ha sentado en su sofá y ha visto como el gobierno volvía a solucionar sus problemas por la tele. No tendrá que preocuparse, una vez más, por la desaparición de esa morterada mensual que por no hacer nada acumula mensualmente en su cuenta bancaria. De nada sirvió la pasada reforma laboral que dejó a todos los trabajadores del país con el culo al aire, ni las quejas de algunas regiones por la parcialidad de estos ejecutivos. Ni tan siquiera se hizo caso de la Generalitat catalana cuando se ofreció a solucionarles una parte del problema. Bueno, ahora perderán parte de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, pero quizá, con un poco de habilidad y puenteando entre PP y PSOE, seguro que podrán mantener sus onerosos salarios y, encima, les quitarán algo de su “extenuante” trabajo.

En cuanto a Santa Claus Zapatero y sus duendes ministros, contentos de haber salvado la mitad de la Navidad, preparan su siguiente asalto contra los pilotos de altos vuelos.


Imagen sacada de www.tveol.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En el aeropuerto de Las Palmas AENA impidió que viajara a Málaga un bebé con emergencia médica a pesar de que los controladores aéreos habían dejado un operador de retén para este tipo de emergencias. AENA lleva tiempo burlándose de todos los españoles y el gobierno ha usado a los controladores para iniciar su asalto contra todos los trabajadores. Se abre la veda de la reforma laboral. Cuando los controladores veas pelar pon las barbas de los empleados de talleres Paco a remojar.

Anónimo dijo...

Soy otra vez "el indignao". He visto en la güe de la SER una nómina de un controlador en la que, esos que se llaman periodistas, remarcan que al final el tipejo se lleva 15.000 euracos ese mes. Pero yo me he fijado bien y realmente tienen un sueldo base bruto de unos 1800€. Todo lo demás son complementos y horas extras. Hoy no podemos decir que sea un mal salario, pero lo que me preocupa son la cantidad de horas de más que se pasan esos tipos colocando a unos aparatos que no están sujetos al suelo ¿Cuándo duermen? Si hasta hace poco me daba miedo volar, después de ver esa nómina estoy aterrao. ¿Y los capullos de los ejecutivos de AENA a qué esperan para contratar más controladores? ¿a Navidad?
Y encima nos dicen que es problema de los controladores... ¡La madre que los parió!

Vicent dijo...

Es verdad señor "Indignao" (supongo que lo ha sacado de "los especialistas secundarios"). Gobierno, prensa, partidos políticos... todos se han aliado con AENA para darle para el pelo a un colectivo que gana mucho dinero por cuestiones que tienen muy poco que ver con su trabajo normal, pero en esta guerra sólo se busca una cosa: abaratar las horas extras y obligar a ese colectivo a hacer aún más. Así que hasta ahora estas personas sobrepasaban las 100 horas semanales, pero le costaba una fortuna a AENA, pero a partir de ya harán más de 120, a punta de pistola y cobrando un salario normal tirando a alto.
Los controladores, tan indignaos como usted, han picado y han dejado a un montón de ociosos en tiempos de crisis, sin sus vacaciones, y ahora cargan a saco contra ellos. Y nadie se ha dado cuenta de que el ataque a los controlodaroes está abriendo la veda contra todos los trabajadores. Los españoles somos subnormales y la prensa de este país una colaboracionista de mierda.