lunes, 11 de octubre de 2010

Cria cuervos... y te peinarán las patillas.

Esta semana ya hemos visto el ejemplo perfecto de la reforma laboral. La noticia, que ha sido reflejada en todos los medios, ha causado gran impacto mediático, pero nadie se ha percatado de la parte más trascendente para todos. Lluís Llongueras ha sido despedido de su propia empresa. La dueña actual, su hija, ha despedido al famoso peluquero utilizando un burofax. Desde el primer momento la empresaria reconoce que es un despido improcedente, pero que, aprovechando la actual reforma laboral le permite deshacerse de su padre pagándole sólo veinte días por año trabajado, cosa que la empresa se puede permitir perfectamente.

Sí señores, la reforma laboral ha llegado y los empresarios de este país, que como vemos no respetan ni a su propio padre, la van a liar parda. Así que, estimados padres de familia, olvídense de sus hijos y búsquense un buen trabajo de futuro. Yo ya estoy ensayando para hacerme carterista en las Ramblas, pero por si eso falla (no ando demasiado hábil de dedos, debí haber aceptado aquel puesto político en Valencia) ya me he reservado una esquina en Paseo de Gracia, aunque tendré que expulsar a la rumana que ahora la utiliza. Afortunadamente estudié algo de francés en la escuela.

En fin, señora, que si ahora quiere cambiar de look, ya no va a poder acudir a don Luís, por lo menos hasta que le den un puesto los de la ETT en una peluquería de barrio. Pero valdrá la pena acudir para escuchar de su boca aquello de "cría cuervos…"

La imagen es el logo de la web de Llongueras. Por cierto que en la misma sigue apareciendo el despedido… ¿Le pedirá derechos de imagen a su hija por ello?,

Publicar un comentario