domingo, 20 de abril de 2014

Prostitución virtual


Hay empresas que se dedican a comprar cuentas en redes sociales y que pagan en función del número de seguidores que se tenga.
Hay que decir que esto constituye un fraude a esos seguidores. Pero lo peor es que la empresa que compra esa cuenta, lo hace porque espera obtener un beneficio económico.
Supongo que nadie olvida cuando en las pasadas huelgas de Telefónica, los empleados le ganaron el pulso a la compañía y, de repente, empezaron a aparecer individuos desconocidos que contaban por las redes falsas historias muy extrañas y que acusaban a muchos empleados de cosas realmente extrañas. Pues bien, como se demostró más tarde, muchas de aquellas cuentas eran de reciente creación, pero otras muchas se correspondían con cuentas vendidas a empresas como la que aparece en la imagen.
Así que ya sabes. Si vendes tu cuenta, además de estar, posiblemente, cometiendo un delito de fraude, entregas tu personalidad en las redes para servir al mejor postor, lo que, normalmente, implica servir a los más oscuros intereses.
Ten cuidado, tu imagen en las redes también eres tú.
¡No te prostituyas virtualmente!
Publicar un comentario