viernes, 25 de abril de 2014

A quién beneficia divulgar que hay 10.000 aforados desde... siempre


Las cosas no son nunca lo que parecen. Y en el famoso tema de los 10.000 aforados también hay mucho que decir.
Últimamente es muy fácil soliviantar al personal con cosas de estas, y ellos lo saben. Y de nuevo lo digo porque esta noticia, que poco a poco ha ido calando en toda la prensa, también a sido diseñada o pergeñada desde FAES.
Cuando hace 2 semanas alguien me mostró su esqueleto en la web de Libertad Digital, ya me temía yo que de allí saldría tela para cortar.
Lo curioso es que la noticia se ha ido ampliando con información fidedigna, pero buscando el alarmismo fácil. Sin embargo, los pocos que rebuscábamos en el cuerpo de los artículos encontrábamos algunas joyas que nos mostraban el órdago electoral que había tras la noticia.
Así en "El País", se puede leer:

"Aforamiento e inmunidad no son lo mismo. La inmunidad parlamentaria es una figura relativamente universal, aunque en los países anglosajones no exista. La figura se inspira en la Revolución Francesa y ha calado en la Europa continental con diferentes formulaciones. En España los parlamentarios solo pueden ser detenidos en “flagrante delito” y para procesarlos debe autorizarlo la cámara respectiva. Sin embargo, ya en 1992 el Tribunal Constitucional fijó que este permiso sea prácticamente automático".

Es decir, que en España, a pesar del aforamiento de los políticos (salvo el Presidente y los Ministros) no existe la inmunidad parlamentaria real. El aforamiento solo distingue que senadores y diputados tengan que ser juzgados por los juzgados superiores y no por los ordinarios. Ese aforamiento, que no la inmunidad, ni siquiera nominal, es extensible a los parlamentos autónomos y a los defensores del pueblo... Y, en cuestión de políticos, ahí acaba todo. Son unos 2000 aforados, pero de inmunidad nada... Cosa que, como vemos, no ocurre en otros países donde el aforamiento es una anécdota. Pero que a la hora de la verdad han impedido juzgar, infinidad de veces, al señor Berlusconi, por poner un ejemplo de rotunda evidencia.

Pero si el tema de los 10.000 aforamientos no es tan importante (puede que sí lo sea en el caso de los jueces que, como aforados, han terminado siendo juzgados casi en territorio enemigo, como sería el caso de Garzón, y ahora Silva), entonces porque ha levantado tanto polvo.
La solución es fácil: Llegan las Elecciones Europeas y las cosas no pintan bien para un PP que ha demostrado no tener ni puta idea de gobernar; sin embargo, sus maquinarias de ganar votos se han puesto a trabajar en todos los campos: volver a la herencia recibida (seguro que todos hemos visto el video famoso), la traición de Catalunya y, cómo no, las tribulaciones que llevan a los ciudadanos a la ira con los políticos y a la desafección con el sistema democrático. De este modo se intentan perder los menos votos posibles y, al tiempo, hacer que los posibles votantes de otras formaciones, por eso que hemos llamado desafección, se queden en su casa el día que haya que transportar su papeleta hasta la urna.

Sí, señores, los 10.000 aforados es el arma que está usando el PP para no recibir su merecido castigo en las Elecciones Europeas. Pensad que la jubilación y el dinero vitalicio, tal y como lo ven estos desalmados del PP, están en juego para muchos de sus ilustres vividores, como el señor Arias Cañete.

Así que sí te indignan los 10.000 aforados, o te has leído la noticia y lo que te indigna es la manipulación de la opinión pública que pretende el PP, tu respuesta ha de ser la misma: IR A VOTAR EN LAS PRÖXIMAS ELECCIONES Y VOTAR A CUALQUIER OTRO.


Imagen de Berlusconi extraída de la web de “El País”
Publicar un comentario