sábado, 19 de abril de 2014

¿Apoyas a empresas que despiden o cierran aún obteniendo beneficios?



En los 90 dejé de usar Gillette porque cerró su factoría de Sevilla, aún a pesar de obtener beneficios, después de haber cogido ayudas para generar empleo y haber llevado a la ruina a las dos únicas marcas de hojas de afeitar que quedaban en nuestro país.
Muchos se reían de mi.
A comienzos de este siglo dejé de comprar Samsung (ni siquiera adquiero productos en que sorteen o regalen un producto de dicha marca) por cerrar su fábrica de teléfonos móviles en nuestro país.
Aún hubo más que se rieron e incluso me llamaron loco.
Hace algo más de un mes que he dejado de comprar Donuts porque los empleados de Panrico no merecen que se tire su lucha por el desagüe.
Y algunos empezaron a entenderme.

¿Dejareis ahora de tomar Coca-Cola conmigo?
Publicar un comentario