sábado, 26 de septiembre de 2009

El ojo que todo lo ve y la justicia ciega.


PRIMER JUICIO DE LA HUMANIDAD CONTRA DIOS.

Se juzga por los cargos de posesión y uso de armas de extinción masiva.

Habida cuenta que el acusado no se ha presentado a las audiencias previas a este juicio ni ha respondido a los requerimientos dados por este tribunal. Se procede a seguir con los autos dando al susodicho como declarado en rebeldía.

Se inician pues los procedimientos inculpatorios por los delitos de posesión y uso de armas de extinción masiva en base a las pruebas documentales presentadas por la acusación y basadas en el panfleto publicitario usado por sus seguidores y conocido por los nombres de Torá, Biblia y Antiguo Testamento, entre otros. Se han analizado, para el proceso que ahora nos afecta, los capítulos relativos a la desaparición de las ciudades de Sodoma y Gomorra y a los concernientes al poco claro suceso del Diluvio Universal.

En referencia a estos cargos se solicita a las partes que presenten sus testimonios, previos al juicio, antes del día 30. Así mismo se recuerda la necesidad de aportar cualquier prueba que se considere de interés, antes de esa fecha, para permitir el estudio de las mismas por la parte contraria, con la antelación suficiente, es decir, 24 horas antes de la ejecución de los autos. También se advierte que la presentación de nuevas pruebas durante el proceso quedará limitada a la normativa del tribunal.

Sin más preámbulos se cita a las partes para el día 1 en este juzgado con el fin de escuchar las anotaciones previas de las partes.

El Presidente del tribunal de justicia del mundo libre de dogmas.

Intermundo a 18 de octubre de 2007.


Publicar un comentario