jueves, 29 de noviembre de 2007

El refrán de Totana



Dice un refrán español:


El alcalde de Totana, una vez él había comido ya nadie tenía gana.


Bueno, pues parece que algo de fondo si parece tener el refranillo. Don José Martínez Andreo, alcalde de Totana, ha sido detenido por la Guardia Civil en base a un tema demasiado habitual en los últimos tiempos: corrupción urbanística.


Pero Don José tiene suerte. No sé si sus allegados le llaman Pepe, pero como pertenece al PP, partido que lucha contra la corrupción con verdadera fruición, estos se han encargado de repartir SMS’s a manta afirmando que no ha sido una detención sino una retención. Por supuesto nadie con cerebro ha entendido el citado mensaje, dado que la retención no es ninguna figura jurídica, pero muestra a las claras que sus creyentes (la denominación parece más adecuada que la de votantes, aunque aún lo parece más la de crédulos) no son gentes muy inteligentes y que, el hecho de que la abstención sea tan elevada en nuestro país, es una buena noticia porque implica que no todos somos tan tontos.


Entre tanto, en la sede central del PP de la calle Genova ya empiezan a desvincularse de estos hechos al declarar a Europa Press: la supuesta implicación del alcalde de Totana es un hecho puntual y no se puede generalizar esta conducta al grueso del partido, así como su "tolerancia cero" a la corrupción”. De esto se deduce que lo que pasó en Madrid días atrás o en la comunidad hace más tiempo, lo de Orihuela, sin olvidar que Murcia capital ya tiene dos investigaciones abiertas, también hay diligencias en Águilas, Cartagena, Cieza, Villanueva del Río Segura, San Javier. Pero los problemas de corrupción no se limitan a Murcia ni al PP, lo que ocurre es que estos han tenido la desvergüenza de tirar la primera piedra… y la segunda y más piedras de las que nadie pueda imaginar, pero, eso sí, los ladrillos se los han guardado para ellos y, por lo que se ve, el dinero de estos también.


Nadie debería gritar tanto y crispar tanto cuando tiene tanto para callar. Tanto y tanto ya resulta tonto.

Publicar un comentario