martes, 21 de septiembre de 2010

Maquillaje de las cifras del paro mediante el Plan Bolonia

Los estudiantes no pueden trabajar. Ya nos parece lamentable respecto a los que estudian en la universidad. En nuestra época éramos muchos los que nos financiábamos nuestros estudios con el sudor de nuestra frente, esa posibilidad se ha eliminado. Pero lo que ahora nos alucina es la dimensión que unas palabras de Zapatero ha desvelado.

“Cuando un parado está haciendo un curso de formación ya no es un parado”.

Frente a estas palabras la oposición (dígase el Partido Popular) puso el grito en el cielo tratando de frívolo al presidente del Gobierno. Por desgracia no se trata de una frivolidad, sino una más de las herramientas al servicio de la estupidez del Plan Bolonia impuesto por Alemania y los conservadores europeos, pero que en este momento le ha sido muy útil a nuestro gobierno.

Resulta que un parado que se ve obligado a realizar un curso de formación es desplazado de las listas del paro y, lo que es peor, deja de recibir ofertas de empleo. Si añadimos a eso que la nueva reforma laboral reduce las posibilidades de rechazar uno de esos cursos de formación… no encontramos con que los parados mantienen un alto grado de indefensión. Si ya es difícil encontrar empleo, Bolonia y la reforma laboral aún lo empeoran.

Publicar un comentario