jueves, 17 de junio de 2010

"Derecha a voto"

Imagen tomada de Microsoft Word

Puede que resulte extraña la publicación de este artículo cuando el tema central de política y economía es la reforma laboral. Internet va lleno de informaciones sobre el tema, así que una más no tendría demasiada trascendencia. Por otro lado mis opiniones sobre las posibles reformas laborales ya las he dado en otras ocasiones y no han cambiado demasiado en este tiempo. Así que este articulo sobre el origen de los votos me parece mucho más trascendente por carente de actualidad que esté.

“Derecha a voto”

La mayoría de la ciudadanía en edad de votar, está constituida por personas cuyo nivel de ingresos les debería orientar hacia opciones más a la izquierda del espectro político de su voto real. De este modo, cuando se abren las urnas, en cualquier proceso electoral, el centro y la derecha mandan. Tanto es así que, muchos políticos de extrema derecha disimulan y se muestran como moderados para pescar en los mismos y ricos caladeros que los moderados y centristas, su diferenciación la pueden constituir algunas estrategias populistas que conocen muy bien los extremistas, pero que seducen a los indecisos que no desean pensar demasiado. Análogamente, los grandes partidos de la izquierda esgrimen fórmulas de centro, eso sí, con una sonrisa de izquierdas que pronto se diluye en una realidad forzada por las circunstancias.

¿El mundo está loco? No, sólo está confundido.

La confusión viene dada por el dominio de la palabra y esta es propiedad de los medios de comunicación. La televisión, la radio, la prensa escrita... todos necesitan de financiación y, por tanto, de personas con dinero que los controlan. Como es lógico, las personas con dinero, mayoritariamente, son racionalmente hablando de derechas. Si son observadores seguro que se han dado cuenta de que políticos como Llamazares o Herrera sólo aparecen en los medios cuando son blanco de burlas o han metido la pata. En cambio, elementos menos esenciales y sin representación electoral, como el ultraderechista Anglada, gozan de atención especial en algunos medios de comunicación. De todas formas, no todo es tan obvio y evidente, de lo contrario seríamos mucho más conscientes de ello y no les seguiríamos el juego (o, tal vez, sí). A pesar de todos esos canales “fachas” que hoy usurpan la parrilla de emisoras del TDT.

La información está manipulada para vendernos “derechización”, pero aún queda un medio libre: Internet. Un medio que se ha intentado controlar sin éxito. También se ha intentado saturar con la misma mierda que colapsan los otros medios de comunicación (libertad digital y otras patrañas), pero sin éxito. Pero un medio que no puede profundizar más porque las opiniones independientes del capital tampoco pueden contar con los medios para llegar a la noticia.

Estamos solos con nuestra capacidad de raciocinio y envueltos en una vorágine de mensajes que gritan en nuestro interior: “¡Vota más a la derecha!”.

Y cuando los colegios electorales cierran sus puertas y las urnas se abren, el recuento siempre es un poco más allá de donde a la sociedad le interesa realmente.

Publicar un comentario