sábado, 17 de mayo de 2008

¿Literatura o ciencia? (PQ7)






O se hace literatura o se hace ciencia o se calla uno.
José Ortega y Gasset








¿Literatura o ciencia?

Miles de espermatozoides inician su titánica lucha, su carrera en pos del óvulo a fecundar, pero sólo uno, con suerte, hallará la puerta de entrada al templo de la fecundidad. Perderá, para ello, su flagelo y ya dentro recorrerá, en el interior de la femenina gónada, su tramo final hacia el altar que es el núcleo y allí se mezclarán sus materiales genéticos para formar la doble hélice de ADN, la información que ha de definir un nuevo ser.

¿Ciencia o literatura?

Emergiendo desde la remota nube de Oort, cada setenta y cinco años, se abre camino en el sistema solar una enorme masa de hielo y otras sustancias a la que conocemos por el nombre de cometa Halley. En su última visita, mientras el sol calentaba su superficie y el viento solar peinaba su eyéctil melena a lo largo de miles de kilómetros para nuestro deleite visual, le bombardeamos con sondas para extraer sus últimos secretos. Alguna logró abrir en parte la flor de su secreto, pero otras se perdieron entre sus gélidas entrañas o en la oscuridad del espacio. Después “Halley” volvió a su descanso más allá del último planetoide conocido para dormir otros setenta y cinco años, cuando nos dé otra oportunidad para conquistar sus intimidades.

¿Literatura o ciencia?

El TDAH (Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad), según los últimos estudios, está presente, en su forma más visible, en, aproximadamente, el 7% de los niños, siendo más frecuente en los varones que en las niñas. Sin embargo, nuevos estudios, sugieren que el porcentaje puede ser, incluso, mayor. Dado que, hasta hace unos veinte años, no se había tenido en cuenta este trastorno, hace pensar que el número de afectado puede estar aumentando en cada generación. Por otro lado, el estudio de este problema, entre la población penitenciaria hace pensar lo contrario. Allí se ha descubierto que, en algunos casos, el TDAH está presente en más de un 50% de la población reclusa. Entre estos individuos el tratamiento con metilfedinato ha reducido el grado de reincidencia en la delincuencia. Esta elevada población penal con TDAH nos indica que, dado que ellos también fueron niños, los porcentajes actuales ya estaban presentes en generaciones anteriores, sólo faltaban los pertinentes estudios que lo corroboraran.

¿Ciencia o literatura?

La ciencia siempre ha estado rodeada de mares de dudas. Al principio los científicos fueron tratados, para bien y para mal, como magos, de hecho algunos se comportaban como tales. Sin embargo, en nuestros días existen unos protocolos de publicación y verificación muy estrictos para garantizar la validez de los descubrimientos, pero a pesar de lo exigente del mundo científico siguen, de tanto en tanto, produciéndose sonadísimos fraudes. Recordemos el fraude de Atapuerca, donde alguien mezcló el maxilar de un equino con el cráneo de un homínido para inventar el eterno eslabón perdido… aquel fraude estuvo a punto de malograr los resultados de un yacimiento que, a la postre, ha resultado ser enormemente fructífero. Otro caso singular de fraude fue la “fusión fría” que, durante varios años, en la década de los ochenta del siglo pasado, ensució miles de páginas de toda la prensa mundial.
Pero unos cuantos fraudes no pueden arrebatar nuestra confianza en los científicos que cada día, con su trabajo, preparan nuestro futuro.

¿Literatura o ciencia?

Nunca me han agradado los dogmas de fe y don José Ortega y Gasset era muy proclive a ellos. La ciencia, la literatura o la nada y entre tantas opciones el gris no es una opción. Es una lástima que hoy día, después de llover mucha literatura y fabricar muchos paraguas de ciencia, aún se lean tantas citas de este prohombre que unas veces acertó, pero que otras también erró. Porque errar es de humanos y don José no fue Dios.
Don José, si sus errores no fueron ciencia debieron ser literatura… o tal vez hubiera sido mejor que callara, pero entonces… entonces hubiéramos perdido sus aciertos.

Moraleja: hasta los dogmas de fe deben consultarse.







NOTA FINAL: Yo sigo creyendo que ciencia y literatura son compatibles. Para cuando una valoración en su justa medida de la divulgación científica en nuestro país..

La imagen está tomada de una de las muchas web's que hay en inglés sobre divulgación científica y ciencia ficción y que allí nadie tacha de friky.




Publicar un comentario