martes, 24 de mayo de 2011

15M


He recibido algunos correos preguntando que cómo era posible que no hubiera sacado ni un solo artículo sobre el movimiento 15M, indignados, spanish revolutión, acampada, o como quiera que cada uno de vosotros lo conozca. Lo fácil sería contestar que quería tener una buena perspectiva antes de decir nada, pero eso no sería del todo cierto. La verdad es que lo del 15M me ha tenido muy ocupado. Aunque solo he pisado la plaza Catalunya en dos ocasiones en todos estos días (mañana volveré para actuar en un Flashmob reivindicativo), si he estado formando parte de la acampada web.  Mi labor principal ha sido la de hacer de ECO. Es decir, mediante dos cuentas de Tweeter y tres de faceebok, he estado copiando las peticiones de las organizaciones y aumentando un poco más su alcance mediante el método que en la primera red se conoce como retwitear. También he retwiteado y comentado todos aquellos mensajes que me parecían interesantes. He pegado enlaces sobre noticias relevantes y, sobre todo, me he escurrido los sesos buscando slogans y mensajes que pudieran ser útiles para el movimiento.
Así que mi labor ha sido oscura y, probablemente no haya llegado muy lejos con mi trabajo, pero pienso que si solo un centenar de viejos como yo han sido capaces de hacer esta labor de forma aislada, la cosa puede no haber ido tan mal. Por supuesto, no son lo mismo mis retweets que como mucho llegan a un centenar de personas (si los enlazo bien), que cuando lo hace alguien famoso como Berto Romero o Santiago Segura, ellos pueden llegar a miles. Sin embargo sus necesidades “masmedia” no les permite dedicarse a esta labor con tanta energía como podamos emplear los peones.
Estos días de labor han tenido sus momentos malos, como cuando, el pasado domingo por la tarde, aparecieron como seguidores a uno de mis perfiles los señores del PP. Digamos que me asusté un poco y lo comenté en la red para descubrir que había varios ECOs que estaban sufriendo la misma persecución. Posiblemente intentaban analizar los mensajes para intentar, con todo su poderío económico extraído de las imperfecciones de nuestra democracia, llevar a su gabinete jurídico cualquier mensaje al que pudieran extraerle jugo criminalizador. Después de todo ya había sufrido tiempo atrás algo parecido con el sindicato UGT.
Ni que decir tiene que otro mal momento, no por previsto, fue el de conocer los resultados electorales. Pero lo que realmente fue duro, estuvo en algunas de las caceroladas en que me quedé solo con la familia dándole a la cazuela. Claro que, esas mismas caceroladas, que en algún momento fueron tan decepcionantes, me… nos reportaron un momento glorioso ayer, cuando después de cinco minutos dándole a la cazuela (cuando veáis mi diferencial musculatura del brazo derecho no penséis mal), empezó a salir gente a algunos balcones de la zona y, tímidamente empezaron a hacer sonar artilugios de cocina propios.
Otro momento en el que no pude evitar que se me saltara alguna lágrima, fue al visitar la acampada el domingo. Me encantaron los mensajes que la gente había dejado en hojas de papel pegadas al suelo. En ingles, griego, ruso, árabe… Los había emocionados, simples, ingeniosos, pero ante todo había muchos. Tanto tiempo viendo el conformismo y la decepción en los ojos de todos, este movimiento me ha hecho recuperar la ilusión y creer que un futuro mejor es posible.
La verdad es que todo el movimiento 15M ha tenido más de bueno que de malo. Ya el pasado miércoles fue agradable ver colgadas fotocopias con algunos de mis diseños en aquella plaza. Pero lo verdaderamente importante es encauzar toda esa fuerza superdemocrática.
Pasados los días, creo que ha llegado el momento de sublimar lo que ha sido la spanish revolution. Porque es cierto que todos los que han apoyado esta batalla contra la adulteración democrática de nuestro país (y que posiblemente comparta con la mayoría de teóricas democracias), son gente muy heterogénea. Si se quiere hacer un programa muy amplio de reivindicaciones siempre empezarán a descolgarse individuos y, como explica el dicho popular, el camino más largo se empieza con un pequeño paso. Por eso yo les pediría a que todos se centraran en los tres hechos esenciales que han llevado a 15M: una nueva ley electoral, una nueva ley de financiación de partidos y un control absoluto de la corrupción. Por mi parte creo que lo primero de todo tendría que ser la abolición de la mal llamada ley d’Hont que es la base de la nociva endogamia que padece la política española.
Bueno se me ha alargado un poco el texto y ha llegado la hora de la cacerolada. Hoy ha vuelto a ser un poco decepcionante, pero me niego a cejar en mi cuota de compromiso social. Ahora tengo la mano derecha algo entumecida (la mía, no la del país que parece más que suelta…) y me cuesta escribir, así que aquí acaba mi primer artículo sobre el movimiento 15M.
¡Hasta pronto!

Imagen extraída de un fotograma de TV1 y tomada de http://tecnofans.es  

5 comentarios:

Toni Perico dijo...

Si te sirve de consuelo yo estuve haciendo exactamente lo mismo que tú...bueno y alguna cosilla más...

Vicent dijo...

La verdad es que estos chavales que andan acampados en Pza. Catalunya me producen una notable envidia. Esta sociedad siempre anda diciendo que la juventud no es comprometida (yo ya sabía que no era así). Claro que muchos utilizaban como referente el hecho de que no se afiliaban a partidos políticos y sindicatos.
Pero ahí los tienes dando la cara por todos nosotros. Así que hay que apoyarlos en la medida de lo posible.
Pienso en mi juventud y no sé si entonces hubiese tenido las narices de hacer lo que ellos hacen.
En fin, me limitaré a envidiarlos que parece algo muy español.

Toni Perico dijo...

Yo hace 17 años estuve acampado más de un mes en la Diagonal y en Plaça Sant Jaume.

Gané un gripazo (fue en Noviembre-Diciembre), y perdi una tienda de campaña (que se llevó la Guardia Urbana de Plaça Sant Jaume cuando desalojó la plaza). También creo que me hice un poco más como persona (tenia 23 añitos), aparte de atesorar (creo) una derrota más en mi amplio palmarés de fracasos y derrotas.

Vicent dijo...

Pues las derrotas se han de acabar, aunque la victoria no la podrán alcanzar esos chavales solos. Necesitan mayor calado en la sociedad y, sobre todo que esto se extienda de verdad al extranjero. Creo que este problema no es exclusivo de nuestro país, sin embargo aquí tiene una forma muy peculiar.
Los que siempre estamos en la sombra también tenemos que empezar a colaborar. Hay que concienciar a la gente de que esto es necesario y ni se puede ni se debe parar. Que es el futuro y solo existen dos posturas posibles: a favor o en contra, y la pasividad debe tomarse por lo segundo.

Toni Perico dijo...

En eso estamos...