sábado, 14 de enero de 2012

Estadios míticos del fútbol: los tres grandes.



El fútbol es un deporte de masas, aunque, tal vez, deberíamos decir espectáculo. Las jugadas más plásticas, el fútbol de ataque y creativo son los mayores atractivos. Pero saber de fútbol no se limita a las tácticas o a los jugadores. De hecho, muchas veces, lo que levanta más pasiones de este gran espectáculo no es lo que sucede en ese rectángulo de variadas dimensiones. Las aficiones, los estadios, la historia, la épica, la diversión… hay muchísimas variables que pueden decir algo más de lo que es el fútbol. Por supuesto, para los jugadores, no es lo mismo jugar en lugar que otro. Así, a lo largo y ancho del planeta, hay toda una serie de “Estadios” que deben escribirse con mayúsculas porque los jugadores foráneos que tienen la suerte de jugar allí los recordarán para siempre.
A continuación daremos una lista y algo de su significado para este mundillo del fútbol.
Para empezar hay tres viejos estadios que todo el mundo conoce: Maracaná (Río de Janeiro – Brasil), Azteca (Ciudad de México – México) y Nou Camp (Barcelona – España). Los tres, en sus mejores momentos tenían aforos superiores a los 100.000 espectadores, pero la incorporación de nuevas medidas de seguridad redujo aquellas cifras.
El estadio brasileño se erigió con vistas al mundial de 1950 y allí se jugó la final del llamado maracanazo, porque Uruguay derrotó a la anfitriona por 2 a 1. Se afirma que asistieron 210.000 aficionados. La cifra choca con el actual aforo de 92.000, eso sí, todos sentados; o los 103.000 tras la reforma de 1999, con 77.000 asientos. En 2014 volverá a ser sede de la final de otro Mundial.
Azteca es de los tres el único que aún supera las cinco cifras de espectadores, concretamente 105.064. Es propiedad de Televisa y son varios los clubs que en diferentes épocas han disfrutado de él como local, y en ocasiones al mismo tiempo: Nexaca, Atlante, Atlético Español, Cruz Azul y en la actualidad el América de México.
Azteca, inaugurado en 1966, ya ha vivido dos finales Mundiales: en 1970, que consagró a Brasil, y 1986, en que México celebró este evento ante la renuncia de Colombia, y consagró a la Argentina de “la mano de Dios”. Pero el momento estelar de este estadio fue la semifinal entre Italia y Alemania de 70, el llamado “partido del siglo XX”. Italia ganó agónicamente por 4 a 3, pero gran figura fue el alemán Libuda, conocido por “el rubio de oro”. Este teutón estaba llamado a pasar a la gloria de este deporte de no ser por formar parte de un arreglo de partidos al año siguiente que acabó con su expulsión de la Bundesliga. En 1996, con 52 años, murió de una apoplejía, solo y en la miseria. Permitidme que me extienda un poco más en este punto pues desde aquí me gustaría hacer, con estas líneas, un pequeño homenaje al que también fue llamado también el “Garrincha alemán”: Reinhard “Stan” Libuda.
Finalmente acabaremos con el tercero de los grandes estadios míticos, el Nou Camp o Camp Nou según quién o cuándo lo diga. Aunque su nombre oficial, para que quede claro, es el segundo: Camp Nou. Su actual aforo es de 99.354 espectadores, pero desde su inauguración en 1957 ha sufrido muchas remodelaciones que han aumentado y disminuido mucho su capacidad. El máximo lo alcanzó durante el Mundial de 1982 con 120.000 espectadores. A pesar de ese aforo es el único de los tres Estadios que no ha vivido una final de un Mundial, ya que la final del 82 se jugó en el Santiago Bernabeu.
El dueño de este estadio es el F.C. Barcelona que, casualmente, es el único club de Europa que desde 1955 ha jugado todos los años alguna competición oficial de ámbito continental. Eso unido a que es el estadio de mayor aforo de esas competiciones, lo convierten en el Estadio mítico con que todo jugador europeo sueña.
Todos los campos tienen su momento histórico, pero este Estadio, como consecuencia de estar viviendo la explosión de un proyecto futbolístico nacido en “La Masía” está renovando esos  grandes instantes cada día. En la actualidad ha nacido un nuevo turismo futbolístico en que personas de todos los continentes vienen a pasar unos días a la ciudad Condal con entradas incluidas para este Estadio donde disfrutar de un futbol de fantasía con el Barça. No en vano algunos de esos viajes están empaquetados bajo el nombre de “Dream Maker Stadium”.

Imagen tomada de www.diariorural.com

Publicar un comentario