martes, 26 de julio de 2011

¿Qué aporta Ryanair?



¿Qué aporta Ryanair?

Ryanair es una compañía de las llamadas “low cost” y que nos aporta, especialmente, turistas de alcohol barato desde las islas británicas. Un turismo que en general degrada el nivel de apreciación de calidad, ya bastante deteriorado, de nuestras infraestructuras. Mientras París y EE.UU. extraen mucho dinero del turismo que les llega, en general, nuestro país saca muy poco. Nos hemos especializado en el turismo barato y en este aspecto las compañías low cost son perfectas: vuelos incómodos, con bajas garantías para el equipaje, pero precios muy asequibles… en principio. La lógica es que en la mayoría de países que se precian no aceptan este tipo de vuelos en los aeropuertos principales como el de Heathrow en Londres. Lo normal es que estos vuelos se desvíen hacia aeropuertos secundarios y peor comunicados como Stansted o Luton, ni siquiera Gatwick y menos el London City Airport. Pero en España le hemos abierto las puertas en “El Prat”, “Barajas”, “Valencia”, “Sevilla”… Así que no podemos esperar que se conformen con aeropuertos como el de Reus, Girona y menos aún Lleida. Siendo tan fácil y barato acceder a los aeropuertos bandera ya no les interesan los secundarios. Porque mientras Gran Bretaña se defiende con unas cuotas aeroportuarias elevadísimas en su gran sede de Heathrow, aquí operar desde Barcelona o desde Girona supone una diferencia económica insignificante. El problema es que AENA financia los costos de sus grandes aeropuertos con las cuotas de los pequeños, al parecer es parte de la idea de convertir a Barajas en el gran intercambiador entre Europa y América.
Ryanair luchará por su negocio y espera para ello una subvención de la Generalitat de Catalunya para mantener vivos los aeropuertos de Reus y Girona. En su lucha no dudará en saltarse los acuerdos estipulados ya que sabe el daño que puede realizar con su chantaje, sin embargo debe quedar claro que, más allá del mantenimiento de esos aeropuertos solo es capaz de aportarnos turismo basura que no enriquece para nada nuestra imagen. Como contrapartida, gracias, sobre todo, a la ubicación en las proximidades de nuestras grandes ciudades, se lleva pasajeros autóctonos hacia destinos extranjeros y beneficiando (solo en baja medida) a esos otros destinos contra el valor del turismo nacional.
¿Es Ryanair culpable de algo? No, al menos no de la situación actual. Es culpable de chantajear a las autoridades, de traer turismo basura, de mentir, de traernos a todos los borrachos de Europa a beber y vomitar en nuestras calles y playas… en definitiva, de rendirse a la avaricia suprema que parece ser norma en el actual sistema, pero de nada más.
¿Es la Generalitat culpable? Tampoco, salvo de no saber tratar la situación en su justa medida, apretar las teclas adecuadas, informar como es debido y "tener cojones".
¿Es AENA la culpable? Tampoco porque obedece absurdamente a un plan establecido por los gobiernos de Aznar y Zapatero dentro de un proyecto de comunicaciones establecido por los populares allá por el año 1997.
Entonces… ¿quién tiene la culpa? Pues la culpa es de los ciudadanos por votar a los cantamañanas de PSOE y PP, por usar los vuelos low cost desde aeropuertos como el de Madrid y el de Barcelona, por no reclamar por el mal servicio de nuestros aeropuertos, por permitir que el señor Fabra y otros como él construyan aeropuertos que van a estar infravalorados y por inhibirnos de las leyes, proyectos y normas que aprueban nuestros gobiernos y parlamentos y creernos a rajatabla lo que divulga el medio de comunicación de turno.

Imagen extraída de  hhtp://estrategiaseescribeconk.blogspot.com En ella quedan definidas las directrices de esta compañía.

Publicar un comentario