miércoles, 29 de octubre de 2008

"2006"

Hace dos años, en “La Última Frontera” , utilicé dos razas de la serie “Star Trek” para mostrar dos problemas sociales que consideraba graves¨

- En “En la escuela (El Bork)” , entre otras deficiencias del panorama educativo, ponía de manifiesto la estandarización de la infancia por parte de los colegios y el poco respeto que se tenía por las ideas educativas de los padres.

-Por otro lado, en “La globalización es culpable de todo (El Planeta Farenggi)” ponía de manifiesto la decadencia del capitalismo en la formula de unos nuevos imperios donde las empresas multinacionales estaban adquiriendo más poder que los Estados, pero que recurrían a estos y les forzaban a prestarles apoyo cuando tenía problemas. A este respecto he encontrado la siguiente frase del padre del “New Deal”:

«Los desgraciados acontecimientos en el extranjero nos han vuelto a enseñar dos sencillas verdades sobre la libertad de un pueblo democrático. La primera es que la libertad de una democracia no está a salvo si el pueblo tolera el crecimiento de un poder privado hasta tal punto que se vuelva más fuerte que el estado democrático mismo. Eso es, en resumen, fascismo: la posesión del gobierno por parte de una persona, grupo u otro poder privado controlador.»
Franklin D. Roosevelt (1882-1945), 32º presidente de Estados Unidos.

Para los que no conozcan bien la saga de ciencia ficción Star Trek, les diré que los Bork son un pueblo semi-cibernético que se dedica a secuestrar individuos de todas las especies en un proceso de asimilación donde se les roba su individualidad. Por otro lado, los Farenggi son el paradigma del capitalismo salvaje llevado a la máxima expresión. Desgraciadamente Bork y farenggi están siendo superados en nuestra realidad actual.

Pensaba ampliar, en un futuro, con artículos relacionados con otras razas, sin embargo, estos dos eran tan vividos que los siguientes artículos no llegaron a publicarse por parece algo insulsos en comparación.

Aquel año 2006 acabó con otro artículo de crítica sobre FAES que en aquel momento parecía trascendente, pero que hoy, conforme el globo inflado del aznarismo ha ido perdiendo aire a la luz de la verdadera personalidad del expresidente, también ha perdido su importancia.

El 2006 sólo tuvo dos relatos cortos interesantes, dos cuentecitos que, por su temática, guardaré para las fechas navideñas.

Mañana hablaremos de 2007.

Un abrazo para quien pueda haber al otro lado.

Publicar un comentario