viernes, 7 de marzo de 2008

7 de Marzo de 2008

Hoy es 7 de marzo de 2008 y dentro de dos días estamos llamados a las urnas. Como ya viene siendo una lamentable costumbre, el día antes de la jornada de reflexión las noticias se disparan. Como ha hecho ETA otra vez en uno de sus intentos crueles de manipular la democracia, pero, a pesar del daño que hacen, ya no asustan a nadie. Todos hemos aprendido, que si bien todos somos potenciales víctimas de su absurdo, ellos ya no son invulnerables y que, tarde o temprano, los asesinos se pudrirán entre rejas.
Desde estas líneas manifiesto mi condena a la violencia terrorista… de esta y de todas las demás, porque la violencia sólo engendra violencia y lo que con sangre se gana con sangre se pierde. También desde esta página quiero manifestar mis condolencias a los familiares y amigos de esta nueva víctima y las extiendo a todo el pueblo vasco que se ve obligado a sufrir esta lacra.
También condeno el atentado islamista de Jerusalen y los que el ejército israelí ha llevado a cabo en territorio palestino. Condeno el apoyo de Chávez a las FARC, la invasión de EE.UU. en Irak, el absurdo de Al-Qaeda… y todas aquellas acciones en el mundo que impliquen una falta de respeto por los pueblos grandes y pequeños y por las vidas humanas.
Dejando a un lado el trágico tema del terrorismo, otra noticia ha saltado a las noticias de Internet. Ha sido la falta de palabra de la cúpula de la iglesia católica. Si hace escasamente un mes el nuncio del Papa, acordaba con el presidente del gobierno, abandonar la adoctrinamiento política e inmersión de la iglesia en la campaña, todo ello a cambio de mantener sus injustas prebendas, la vista gorda a sus anticonstitucionales estructuras y el mantenimiento de la financiación pública de sus estructuras. A 72 horas del gran evento monseñor Agustín García Gasco, obispo de Valencia, no ha podido reprimir sus bajos instintos y en una “nota de orientación moral”, ha lanzado una crítica en toda regla al gobierno Zapatero con claras repercusiones para el proceso electoral… ¿No será ya suficiente razón para acabar con el estatus de esta iglesia que no respeta ni a sus propios súbditos?
Creo que, esta vez, no corresponde sólo al gobierno entrante acabar con este poder del pasado, sino a todos los españoles, creyentes o no, que se ven insultados y atacados por la obsesión de poder de ese corpúsculo de la élite católica. Hay que acabar con los con los conciertos religiosos y, en especial, con el que hay con la Santa Sede y resulta tremendamente oneroso para las arcas del estado.
Hoy es 7 de marzo, mañana jornada de reflexión y el día de la mujer trabajadora, pero el domingo aún es más importante porque elegimos que fuerzas deben gobernarnos y en qué condiciones. No dejes que ninguna fuerza terrorista, sea del signo que sea, ni ningún cacique de turno meta la mano en tu sobre para cambiar la papeleta. El sufragio es un derecho personal, pero también es una responsabilidad porque la representación que salga de las urnas debe gobernarnos a todos.
¡Defiende la independencia de tu voto!







Todo es importante, pero poco lo es más que el respeto a las demás personas.
Publicar un comentario