lunes, 1 de noviembre de 2010

Voces por la tolerancia.


A preguntas al vicepresidente de la Generalitat de Catalunya, señor Josep Lluís Carot-Rovira, sobre cuál sería la situación del castellano en caso de llegar la independencia a Catalunya, ha sorprendido a todos. Según el exlíder de ERC, Catalunya es una realidad plurinacional y, aunque el catalán es su lengua propia, las otras realidades también están presentes. Finalmente, como lingüista, habla del respeto a otras lenguas. No llega a decirlo claramente, pero parece claro que su idea es la de mantener la cooficialidad, aunque con la lógica preeminencia del catalán. Todo un ejemplo de tolerancia por parte de un llamado radical hacia una cultura que, sin embargo, no ha sido tan tolerante con la autóctona.

Esta semana el noticiario digital con aspiraciones a ser referente para el catalanismo, nacionalismo catalán e independentismo, “crónica.cat”, ha publicado un artículo cuyo titular ha podido llevar a engaño a muchos lectores: “Boris Izaguirre: No és prudent viure a Catalunya perquè s’hi parla català”. Después, en el interior se desvelaba que esa era la interpretación que había realizado la tergiversadora red de noticias “Libertad Digital” a una respuesta en la entrevista que Albert Om hizo al venezolano en TV3. Boris respondió realmente que consideraba ofensivo para la cultura catalana no hablar esa lengua. Sin embargo, en las primeras horas, el titular se extendió como la pólvora en lo que constituía un ataque contra el showman. Fue un error de titular, pero sirvió para que, a partir de un momento dado, un clamor popular gritara contra los que habían propagado el error. La idea general era que conociendo a Boris aquellas palabras no eran creíbles, pero los que vieron la citada entrevista salieron en su defensa airada. Por el momento “crònica.cat” aún no ha pedido disculpas, respecto a “Libertad Digital” ni siquiera se espera.

La práctica totalidad de librerías catalanas han devuelto a los distribuidores el libro de Albert Boadella y Sanchez Dragó donde en unos comentarios, teóricamente autobiográficos, se asume un acto de pederastia. Entre tanto Esperanza Aguirre ha salido en defensa de sus pupilos afirmando que “sólo es literatura” (sorprende que siendo sobrina de un eminente literato al que la historia a separado de sus otras facetas… digamos menos escrupulosas para ser finos, aún confunda pederastia con literatura), lo que ha generado una oleada de críticas, incluso de los sectores ligados a la prensa amarilla. Y es que hay cuestiones en que ser “tolerante” es muy poco edificante.

España es un país laico por definición, sin embargo la iglesia católica goza de unos beneficios difíciles de explicar más allá de la tradición. En los últimos años se ha intentado financiar a otros “credos” para compensar este agravio comparativo, lo que aún ha resultado más gravoso para las arcas del estado y para la ciudadanía que en su gran mayoría se manifiesta agnóstica, no creyente e incluso, muchos, ateos. No contento con estas duras premisas, el Papa Benedicto XVI, en vísperas de su visita, ha lanzado, en varios de sus discursos, feas acusaciones contra el laicismo. En fin, “cornudos y apaleaos”.

El último ejemplo de tolerancia lo ha dado el eminente escritor y miembro de la RAE, Arturo Pérez-Reverte, que no ha dicho nada tras la partida por desahucio de su vecina del cuarto. Cuando la vio en la calle implorándole al juez entre lágrimas y rodeada por sus cuatro hijos pequeños, tuvo el buen sentido de correr a ocultarse en su domicilio. Tampoco, esta vez, hizo ninguna alusión en su twiter. Todo y que minutos después de su paso, la magnífica Belén Esteban hizo acto de presencia para defender a la pobre mujer. Seguramente ha sido debido a acciones como esta lo que ha avalado el rumor de que Zapatero podría estar pensando en reabrir el Ministerio de Igualdad con esta famosa como titular del mismo.

El último apartado es mera ironía y absolutamente falso… por si alguien no lo había captado.

Publicar un comentario